Análisis estratégico del Daesh en Libia

El análisis DAFO nos permite identificar los puntos fuertes y débiles del Daesh en Libia, tanto en su dimensión interna (fortalezas/debilidades) como externa (oportunidades/amenazas).

A partir de los resultados del DAFO extraemos los que, a nuestro juicio, serían los cinco ejes estratégicos del éxito o fracaso del Daesh en Libia:

1) Fortaleza/debilidad del Estado libio. La ausencia de una autoridad estatal fuerte genera un clima permisivo a las actividades y a la expansión territorial del Daesh. El Daesh utiliza el derrumbe del Estado libio para afianzar su presencia en el país.

2) Fortaleza/debilidad del resto de Estados magrebíes y del Sahel Occidental frente al Daesh. El Daesh es un actor no estatal carente del apoyo directo de otros Estados. Puede competir con otros actores no estatales o contra las fuerzas armadas de Estados débiles, pero su expansión territorial se ve frenada ante ejércitos competentes. En consecuencia, el Daesh es capaz de irradiar inestabilidad al resto de países del Magreb a través del terrorismo, pero no de la conquista territorial.

3) Despliegue/ausencia de despliegue militar extranjero en Libia. En nuestra opinión una hipotética intervención militar occidental en Libia haría más mal que bien. Ya fuese una misión de peacekeeping/peacebuilding tras un eventual acuerdo entre las partes contendientes (tarea que no descartan las autoridades europeas), o una misión de combate directo contra el Daesh. En ambos casos el Daesh podría capitalizar el rechazo social que antes o después acabaría generando la presencia de fuerzas occidentales en territorio libio.

Respecto a una intervención militar de fuerzas terrestres de países árabes, se trata de un escenario por ahora improbable. Ha habido ataques aéreos puntuales por parte de Egipto y de Emiratos Árabes Unidos. Pero, salvo que se produzca un vuelco completo de la situación que convierta al Daesh en el actor predominante del escenario libio, no es de prever una intervención terrestre egipcia, argelina o de otros países de la zona. Egipto tiene graves problemas internos y además al Daesh en la Península del Sinaí. Argelia prefiere dedicar sus fuerzas armadas a combatir el yihadismo en su propio territorio, no fuera de él. Túnez carece de capacidad suficiente como para intervenir en solitario en Libia. Y el resto de países de Oriente Medio se encuentran inmersos en la guerra regional por delegación focalizada en Siria, Irak y Yemen. En cualquier caso las consecuencias de una intervención militar por parte de un país de mayoría islámica sobre el Daesh serían a nuestro juicio ambivalentes. Supondría una amenaza militar para el grupo, pero éste podría lograr apoyos locales frente a la injerencia extranjera.

4) Unificación/fragmentación de los grupos yihadistas en Libia y en el Magreb/Sahel Occidental. Por el momento, es previsible que continué la fragmentación en el campo yihadista como resultado –entre otros factores– de la estrategia polarizadora del Daesh. En caso de revertirse esta tendencia, se elevaría el perfil de la amenaza terrorista del Daesh en el Magreb, y el Daesh sí que podría lograr conquistas territoriales puntuales en el Sahel Occidental aprovechando la debilidad de Mali y la alianza con grupos yihadistas que operan en la región.

5) Auge/caída/consolidación del Daesh en Oriente Medio. El Daesh es parte de una organización más amplia y lógicamente lo que suceda en su núcleo, localizado en Siria/Irak y con extensiones en el Sinaí y Yemen, le afectará de manera significativa. Las consecuencias también serían ambivalentes. El derrumbe del Daesh en Siria/Irak dañaría gravemente su marca y atractivo frente a otros grupos yihadistas. Es decir, dificultaría la unificación del frente yihadista en Libia y en las regiones circundantes a no ser que el desastre volviera a los líderes del Daesh más proclives a las alianzas. Pero por otra parte, una eventual pérdida de los territorios que controla a día de hoy en Siria e Irak iría seguido probablemente de un éxodo de militantes a otros lugares donde el Daesh ya está presente, en especial el Sinaí, Yemen y Libia.

Texto publicado en el portal web del Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI) de la Universidad de Granada.

LEER MÁS

Captura de pantalla 2015-11-19 a las 11.30.43

Fuente: GESI