Daesh

05/04/2018
2653473w1033

Observatorio de Atentados Yihadistas de marzo de 2018

El mes de marzo deja un total de 565 víctimas mortales a causa del terrorismo yihadista; se han registrado 136 atentados. El 23 de marzo el terrorismo yihadista volvió a golpear a Europa tras casi seis meses sin que se produjese un atentado en este continente. El atentado yihadista que tuvo lugar en Carcasona y Trèbes se cobró la vida de cuatro personas.
01/03/2018
5a93cea24cb76

Observatorio de atentados yihadistas en febrero de 2018

El terrorismo yihadista se ha cobrado la vida de 541 personas durante el mes de febrero, en un total de 140 atentados. El incremento del poder de […]
13/02/2018
Miembros del comando del Dáesh que atentaron contra la academia militar afgana.

El bucle afgano

El mes pasado Afganistán estuvo presente en la actualidad informativa por la violencia terrorista que afecta al país. Diecisiete años después de la caída del régimen talibán el 22 de diciembre de 2001, los grupos talibán han ido ganando poco a poco más terreno en Afganistán y el terrorismo yihadista no ha dado respiro en el país.
12/02/2018
17415927_xl

Análisis de los atentados yihadistas en enero de 2018

El terrorismo yihadista ha causado 772 muertes durante el primer mes de 2018. 147 atentados suponen el número de acciones yihadistas más elevado desde septiembre del año pasado, mes en el que hubo 153. Afganistán, y especialmente Kabul, su capital, son los lugares que más han sufrido el terrorismo yihadista durante el mes de enero.
01/02/2018
1496222196-000p40dx

Observatorio de atentados yihadistas en enero de 2018

Durante el primer mes de 2018, el terrorismo yihadista se ha cobrado la vida de al menos 772 personas, 315 de ellas en Afganistán. Es la primera vez en varios años que Irak no encabeza la lista de mayor número de víctimas mortales a causa del terrorismo yihadista.
28/12/2017
Imagen de la Estación Central de Bruselas con la maleta-bomba que portaba Oussama Zariouh deflagrando.

Amateurismo yihadista

Algunos de los atentados cometidos en países occidentales durante el año 2017 tenían como denominador común a autores con una baja cualificación operativa y ninguna experiencia en el proceso de elaboración de explosivos. Fruto de esta baja cualificación, algunas tramas terroristas potencialmente mortales, han quedado desbaratadas. Esta clase de tramas marcan una evolución lógica del terrorismo yihadista, cuya principal matriz en los últimos años, el Dáesh, ha pretendido y pretende inspirar a actores radicalizados comprometidos con la ideología salafista yihadista allá donde se encuentren, aunque no tengan experiencia en zonas de conflicto.