Radiografía del terrorismo en España (según Estados Unidos)

El informe anual del Departamento de Estado, recientemente publicado en julio, analiza la amenaza yihadista y la lucha contra el terrorismo y relega a ETA.

Origen-venganza-desajuste-judicial-atentado_456865293_47082840_1498x1024

Uno de los trenes que sufrieron los atentados del 11M en Madrid

Como cada año, el Departamento de Estado de Estados Unidos ha publicado su informe sobre terrorismo en el mundo (‘Country reports on Terrorism’), elaborado para su entrega al Congreso con datos de la extensa red diplomática del país, que incluye las estaciones de la CIA por todo el mundo. El documento relativo a 2016, publicado este mes de julio de 2017, está centrado especialmente en la amenaza yihadista de alcance global e incluye a lo largo de 445 folios un listado con las organizaciones consideradas terroristas por Estados Unidos, entre las que continúa ETA, una mirada detallada a los tres Estados que “patrocinan” el terrorismo (Irán, Sudán y Siria) y un análisis individualizado de la situación en cada país del mundo.

La experiencia de la lucha contra ETA

De España, Estados Unidos afirma que es un aliado “activo” en la lucha antiterrorista, lo que se traduce en un intercambio “robusto” de información de interés y en un trabajo conjunto dentro de la coalición internacional contra Daesh (el autodenominado Estado Islámico que en las últimas fechas está perdiendo territorio bajo su control). España, según este informe, dispone de un “marco legal maduro” para el contraterrorismo como consecuencia de las décadas de lucha contra ETA. Destacan especialmente las reformas en el Código Penal que han permitido, por ejemplo, la persecución efectiva del enaltecimiento del terrorismo en redes sociales de Internet.

Estados Unidos atribuye exclusivamente a la Policía Nacional y a la Guardia Civil la lucha contra el terrorismo y no cita que dos comunidades autónomas en las que reside casi el 20% de la población, Cataluña y el País Vasco, cuentan con su propio cuerpo de Policía “integral”, los Mossos d’Esquadra y la Ertzaintza, respectivamente, que comparten atribuciones antiterroristas con las fuerzas de seguridad del Estado. El documento sí destaca el papel del CITCO, que actúa como mesa nacional contra el terrorismo y el crimen organizado y que coordina las actuaciones en estas materias prioritarias para la seguridad nacional junto con la ciberseguridad, una amenaza creciente.

"Como focos de riesgo, se citan las dos grandes ciudades, Madrid y Barcelona, dos ciudades en suelo africano, Ceuta y Melilla, y las islas de Ibiza y Mallorca"

El CITCO sienta al CNI, a las fuerzas de Seguridad del Estado y también a los dos cuerpos autonómicos arriba citados. Hasta ahora participaban en este foro como invitados, aunque el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha firmado en los últimos meses sendos acuerdos de colaboración con Ertzaintza primero y con los Mossos d’Esquadra después para institucionalizar su presencia en la mesa de seguridad.

200 ‘foreign fighters’

España se halla en un nivel 4 sobre 5 de alerta terrorista desde junio de 2015. Desde entonces y hasta la fecha de finalización del informe de Estados Unidos, el 31 de diciembre de 2016, 177 sospechosos de terrorismo han sido detenidos, unas operaciones policiales que han continuado en los meses siguientes hasta la actualidad. Como focos de riesgo, se citan las dos grandes ciudades, Madrid y Barcelona, las dos ciudades autónomas en suelo africano, Ceuta y Melilla, y las islas de Ibiza y Mallorca. Otro dato relevante es de las 204 personas, nacionales o extranjeros con vínculos con España, que habrían viajado a Siria o Irak como ‘foreign fighters’. Estados Unidos sostiene que alrededor de una docena habrían fallecido allí y que el grueso de los alrededor de 25 que habrían retornado está en prisión.

Una de las operaciones policiales más destacadas contra el terrorismo en 2016 tuvo lugar en los puertos marítimos de Valencia y Algeciras. Las fuerzas de seguridad aprehendieron alrededor de 20.000 uniformes militares que iban a ser utilizados por organizaciones como Daesh o el frente Al-Nusrah, la franquicia de Al-Qa’ida en Siria. Según Interior, detrás de estos envíos había una organización “muy activa” en la colaboración con los terroristas. Declaraban en la aduana que transportaban “ropa de segunda mano”.

Contra el terrorismo no sólo se lucha, también hay que prevenirlo. Estados Unidos, en este sentido, destaca el plan español contra la radicalización y especialmente el trabajo de la ciudad de Málaga. Allí se hace un trabajo “interdisciplinar” con jóvenes en exclusión social expuestos a la radicalización. El teléfono de Interior para la colaboración ciudadana en estos casos recibió 900 avisos “de interés” en 2016, sobre todo en Andalucía, Madrid y Cataluña. En el País Vasco, la Ertzaintza también ha puesto en marcha un correo electrónico con fines similares. En cuanto al trabajo contra el blanqueo de capitales y contra la financiación de las redes terroristas, Estados Unidos destaca el papel del SEPBLAC español.

ETA, muy relegada

El informe también hace una mención a ETA, principalmente para recordar que está inactiva desde el 20 de octubre de 2011. ETA (‘Basque Fatherland and Liberty’ en inglés) continúa formando parte de la lista de organizaciones terroristas de Estados Unidos como Daesh, Al-Qa’ida, Boko Haram o el PKK kurdo. Junto a ella, también reciben esa consideración Askatasuna, Batasuna, Ekin, Euskal Herritarrok, Herri Batasuna, Jarrai, Haika, Segi, KAS y Xaki.

A la fecha de cierre del informe, ETA aún no había escenificado su desarme (ocurrió en abril de 2017) y Estados Unidos recuerda que la organización formalmente continúa existiendo aunque no actúe. En 2016, las fuerzas de seguridad localizaron arsenales de la banda y también arrestaron al considerado jefe de ETA, Mikel Irastorza.

"Señala como organizaciones terroristas a ETA, Askatasuna, Batasuna, Ekin, Euskal Herritarrok, Herri Batasuna, Jarrai, Haika, Segi, KAS y Xaki"

Marruecos como faro del Islam “moderado”

Europa está amenazada por el terrorismo yihadista y en los últimos años se han producido diversos atentados en puntos especialmente simbólicos del continente. No obstante, el número de víctimas mortales e incidentes siguen representante una proporción pequeña en comparación con los efectos del islamismo radical en los propios países musulmanes. Actualmente, con el IRA o ETA inactivos, sólo el PKK kurdo es considerado como una amenaza ‘interna’ en Europa, si bien no es menos cierto que muchos de los terroristas islamistas son nacidos o residentes en el continente.

De Francia, Estados Unidos sostiene que es un aliado “clave” contra el yihadismo. Es un país que acumula un largo historial de atentados en los últimos años. De hecho, tras los atentados de París de noviembre de 2015 activó el estado de emergencia. El informe destaca algunas medidas estructurales adoptadas por la anterior Administración de François Hollande, como el control de las transacciones económicas.

En cuanto a Marruecos, el informe señala que alrededor de 1.500 súbditos del país se han enrolado en la yihad como ‘foreign fighters’. Estados Unidos presta ayuda al reino alauí para formar a sus funcionarios policiales en la lucha antiterrorista y Marruecos es también un aliado crucial para España. El informe destaca la apuesta de Marruecos por un islam “moderado” y los esfuerzos por hacer extensiva esa visión del Corán frente a otras lecturas más ortodoxas y que puedan generar radicalismo. Hay un dato revelador: 50.000 imames se han formado ya en Rabat, predicadores que ahora ejercen en Marruecos pero también en Europa. Según Estados Unidos, Marruecos, con un servicio exterior muy activo, también está “promoviendo la moderación” entre las comunidades marroquíes residiendo en el extranjero, como la española.

*Iker Rioja Andueza es periodista de eldiario.es en el País Vasco y experto profesional en Seguridad Ciudadana y Criminología por la UNED