Movimiento Incel: ¿una nueva forma de terrorismo?

Reflexiones sobre la estrategia del descabezamiento en la lucha antiterrorista
14/05/2020
Antiterrorismo en vía administrativa: el caso francés
25/05/2020

Documento OIET 11/2020

Las autoridades canadienses están tratando como ataque terrorista al asesinato de una mujer de 24 años junto a dos personas que resultaron heridas en un spa en Toronto ocurrido el reciente 24 de febrero de 2020. La investigación ha constatado la existencia de pruebas que apuntan a una motivación de supremacía masculina, ya que el autor del ataque se autodenomina como parte del movimiento ideológico Incel. La relevancia de este hecho se debe a que sería la primera vez que se presenta un cargo de terrorismo en Canadá en un caso relacionado con este tipo de ideología.

El sospechoso, cuyo nombre no puede ser expuesto dado a que es un menor de 17 años, entró a una sala de masajes blandiendo un machete. La policía inicialmente acusó al autor de asesinato en primer grado, pero estos cargos fueron actualizados por los de actividad terrorista, tras obtenerse pruebas de que el acto fue motivado por la ideología Incel. Tras ello, las autoridades decidieron ponerse en contacto con la Real Policía Montada, que finalmente decidió presentar cargos de terrorismo. El acusado podría enfrentarse a cadena perpetua automática si es declarado culpable.

Los Incel son individuos varones autodenominados como celibatos involuntarios, estos se suscriben a una ideología donde el mundo está injustamente puesto contra hombres heterosexuales poco atractivos y que no pueden mantener relaciones sexuales con mujeres. Incel es la abreviatura de “Involuntary Celibate”. En esta ideología se culpa a las mujeres de sus problemas. La mayoría de las discusiones ocurren en foros de internet, quedando su discurso caracterizado por el resentimiento, misoginia, misantropía, autocompasión, racismo, el derecho al sexo y el respaldo a la violencia contra la mujer; así como a las personas sexualmente activas. Estos grupos están unidos por la creencia de que las mujeres no tendrán relaciones sexuales con ellos, generalmente atribuyendo todo ello a obsesiones superficiales con la apariencia o la personalidad, y por su odio a los “Chads” y “Stacys”, los hombres y mujeres que tienen relaciones sexuales.

Los hombres que se identifican como Incel se congregan en foros online como 4chan, “Sluthate” y en la página Incel en Reddit. En general, estos foros están en contra del feminismo y lo culpan de sus problemas, así como de la degradación de los valores occidentales.

El Southern Poverty Law Center describe al movimiento Incel bajo la consideración de que “todas las mujeres son genéticamente inferiores, manipuladoras y estúpidas, y las reduce a su función reproductiva”. Asimismo, “impulsados por un análisis biológico de las mujeres como fundamentalmente inferiores a los hombres” los supremacistas masculinos culpan a las mujeres específicamente por su género. Su deseo delgadamente velado por la dominación de las mujeres y su convicción de que el sistema actual oprime a los hombres en favor de las mujeres son los principios unificadores de la cosmovisión supremacista masculina. La supremacía masculina fue fundamental para la fundación de la “alt-right”.

Los dos grupos principales en línea son “A Voice for Men”, un sitio web iniciado por Paul Elam, y “Return of Kings”, fundado por Roosh V., quien abogó por la legalización de la violación. Estos dos sitios en particular, fomentan el odio y el acoso a las mujeres. En palabras de Paul Elam: “el progreso que necesitamos sólo se realizará infligiendo suficiente dolor a los agentes del odio a la vista del público, para que literalmente despierte a la sociedad de su coma actual”.

La supremacía masculina tiene muchas facetas, pero lo que los une es su ideología altamente machista, misógina y racista. Al igual que otros grupos de odio, los grupos de supremacistas masculinos propagan conspiraciones que ven al mundo como una matriarca apoyado por el “marxismo cultural” destinado a erradicar o subyugar a los hombres. Esta ideología se basa en la creencia de que los hombres tienen un derecho superior en la sociedad que las mujeres, a quienes consideran biológica e intelectualmente inferiores.

Entre los movimientos supremacistas blancos existen divergencias. Están los activistas de los derechos de los hombres, entendiéndose desde una perspectiva masculina, y también están los “Red Pillers” que dicen ser los únicos conscientes de la existencia de la conspiración feminista que dirige a la sociedad.

Existe una superposición entre los grupos supremacistas blancos y los supremacistas masculinos, que alimentan uno al otro las narrativas mutuas de despojo y opresión hacia el hombre banco heterosexual. En esta narrativa se culpan a las minorías, inmigrantes y a las mujeres. Estos grupos tienen el concepto de la “Sharia Blanca”, donde la idea de que la sumisión y violación de mujeres blancas por hombres blancos es la única manera de salvar a la raza blanca. Ellos justifican y legitimaban la violencia y la consideran necesaria.  Debido a la compartida tendencia hacia el pensamiento conspiratorio, los foros misóginos e Incel a menudo figuran como lugares de reclutamiento para la extrema derecha. Los incels a menudo reaccionan a los actos violentos de esta ideología, refiriéndose a los atacantes como “santos” o “héroes”.

En los últimos años ha habido un aumento de la actividad incel en Occidente, particularmente en Estados Unidos. En Canadá, en el año 2018, ocurrió un acto similar perpetrado por Alek Minassian, quien condujo una furgoneta y mató a 10 personas e hirió a 16 más. Asimismo, el perpetrador del ataque terrorista en Alemania del mes de febrero de este mismo año se autodenominaba incel.

En conclusión, los miembros de este grupo ideológico extremista consideran a las mujeres inferiores y están unidos por el odio hacia ellas, culpándolas por no tener sexo con ellos. Estos individuos se congregan en foros online, siendo lugares en los que se dan procesos de autoradicalziación. Ideológicamente, muchos de ellos son supremacistas blancos y legitiman la violencia en contra de la mujer para mantener la pureza de la raza.