Observatorio de la actividad yihadista en el Magreb y el Sahel Occidental de noviembre de 2019

image0

 

Casos estudio Magreb y Sahel Occidental noviembre 2019

El mes de noviembre deja un total de 260 víctimas mortales –tanto civiles como militares— en las regiones del Sahel y el Magreb, consecuencia de los 49 ataques terroristas de carácter yihadista registrados. Si se tuvieran en cuenta las bajas sufridas entre los militantes de grupos armados (182), el total de muertes derivadas por esta clase de violencia ascenderían a 442. Se aprecia, por tanto, un incremento de más del 50% en el número de víctimas con respecto al mes de octubre.

En términos generales, la incidencia del terrorismo en Nigeria ha aumentado de nuevo durante noviembre, aunque no llegan a superar a los registrados en Burkina Faso, que continúa ocupando el primer lugar de la comparativa regional. En Malí, el número de atentados también se ha visto incrementado en comparación con el mes de octubre, recuperando niveles registrados a comienzos de verano. Tal y como se detallará a continuación, el Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS, en adelante) ha reivindicado el que sería su primer ataque en la región sur de Argelia. En el gráfico 1 se puede observar el número de incidentes registrados en octubre y noviembre, clasificados por país.

image (2)

Burkina Faso y Malí

Burkina Faso ha sido el país con mayor número de ataques registrados (18), si bien en esta ocasión Malí lo supera respecto a número de víctimas mortales, relegándolo al segundo lugar de la comparativa con 108 bajas civiles y militares. Tal y como se aprecia en el mapa, la actividad yihadista se ha desplazado hacia la región sureste del país, zona que ya se ha visto afectada por la violencia en meses anteriores, registrándose un menor número de atentados en la mitad sur de la frontera oeste, que colinda con Malí.

Es en esta área meridional, cercana a Níger y a Benín, donde se ha cometido uno de los tres ataques más letales de la zona ocurrido el 6 de noviembre cuando un grupo de hombres armados atacó el convoy que transportaba a los empleados de una mina de oro de Ouragou, operada por la empresa canadiense SEMAFO. El vehículo militar que lideraba la comitiva activó un artefacto explosivo artesanal (IED), tras lo cual se inició una emboscada por parte de los terroristas. Al menos 37 empleados de la mina habrían fallecido, resultando heridos otros 60. Por el momento, el ataque no ha sido reivindicado por ningún grupo, aunque la actividad terrorista en esa zona es predominantemente de DAESH.[1]

Por su parte, la coalición JNIM ha continuado perpetrando ataques en la zona norte del país, destacando el cometido contra la gendarmería de la localidad de Oursi, en el que murieron 10 personas.[2] Pese a que algunos atentados se han dirigido contra elementos militares, la mayoría de los reivindicados por JNIM continúan afectando a pequeñas aldeas, que suelen saquear.

Por su parte, el ejército de Burkina ha completado con éxito dos operaciones en la zona fronteriza con Malí y la región este, en las que habrían conseguido eliminar a al menos 44 terroristas.[3]

Como consecuencia de las condiciones de seguridad existentes en el país, Estados Unidos ha iniciado la repatriación de familiares de empleados de embajadas que sean menores de 21 años. Además de esto, el gobierno ha actualizado las recomendaciones de viaje al país, elevando el riesgo de Burkina Faso. Esta última medida ha sido también adoptada por Francia.[4]

En Malí, la situación ha empeorado notablemente respecto a los últimos meses: Si bien el número de ataques registrados ha sido alcanzado en meses como mayo o agosto, la cifra de víctimas mortales (128) marca el máximo de 2019, habiéndose registrado en su territorio los dos ataques más mortíferos de la región del mes de noviembre, ambos reivindicados por DAESH.

Tal y como se adelantó en el anterior Observatorio, el 1 de noviembre, miembros del ISGS atacaron la base de Indelimane, al este del país, haciendo uso de armamento pesado y matando a al menos 53 militares y un civil. La información disponible apunta a que los terroristas huyeron hacia Níger.[5]

Por otro lado, el 18 de noviembre una patrulla del ejército de Malí fue atacada, iniciándose un enfrentamiento entre ambas partes, que resultó en 43 militares y 17 terroristas fallecidos.[6] Destaca también el accidente sufrido por dos helicópteros del ejército de Francia, cuando acudían a prestar apoyo a compañeros que detectaron a un grupo de yihadistas viajando por carretera. Miembros de DAESH trataron de reivindicar las 13 muertes producidas como consecuencia del accidente, algo que el gobierno francés ha negado.[7]

image

Por su parte, el ejército de Malí ha iniciado un cambio de estrategia, dada la cantidad de ataques sufridos en sus instalaciones y contra su personal. Desde mediados de noviembre, han iniciado el repliegue de las fuerzas hacia lugares donde su presencia es más fuerte –los llamados ‘puntos de apoyo’ o ‘centros de resistencia’—, abandonando las bases en zonas alejadas del país, que incrementan la vulnerabilidad de las tropas. Aunque desde el gobierno aseguran que esto no supone un abandono total de estas zonas lejanas, dada la existencia de unidades móviles, esta medida ha suscitado cierta inquietud sobre la posible situación de desprotección en la que zonas como Anderaboukane, Indelimane y Labbezanga quedan.[8]

Lago Chad

Nigeria vuelve a encabezar la comparativa dentro de la región del Lago Chad con 11 atentados y 51 víctimas mortales, tras el descenso de los ataques de corte yihadista registrados durante el mes de octubre. La presencia en la zona de miembros tanto de Boko Haram como de su facción que formó el Estado Islámico en África Occidental (ISWAP, en adelante) hace que, en ocasiones, sea difícil distinguir qué grupo es el autor de los ataques, que durante el mes de noviembre han ido dirigidos casi exclusivamente contra elementos del ejército nigeriano.

Destacan dos ataques cometidos al sur de Maiduguri, capital del estado de Borno. Esta región es la más afectada por este tipo de violencia. Los días 06 y 07 de noviembre se produjeron enfrentamientos entre terroristas y militares en las localidades de Muchima y Damboa, respectivamente. Al menos 22 miembros del ejército y nueve terroristas habrían muerto. Por su parte, las fuerzas de seguridad habrían neutralizado a más de 50 militantes durante las operaciones desarrolladas en las últimas semanas.

La situación en Camerún no registra cambios relevantes respecto al mes pasado: continúa la actividad de Boko Haram e ISWAP, así como los saqueos a pequeñas aldeas en la región norte del país, en la zona fronteriza con Nigeria. Podríamos decir lo mismo de Níger, que ha registrado menos atentados durante noviembre, manteniéndose su incidencia en sus extremos suroeste y sureste, dada su cercanía a las dos zonas más afectadas por el terrorismo en la región del Sahel Occidental.

Boko Haram continúa actuando en territorio de Chad, donde se han registrado al menos dos atentados en las cercanías del Lago Chad, que habrían acabado con la vida de 10 civiles.[9]

El ejército de Chad ha anunciado el envío de tropas nacionales al llamado ‘eje central’ del G5 Sahel, es decir, la zona comprendida entre las fronteras de Malí, Burkina Faso y Níger, donde recientemente se concentran la mayoría de los ataques.[10]

image (1)

Magreb

El único ataque de carácter yihadista registrado en la zona del Magreb ha tenido lugar al sur de Argelia, en Tamanrasset: una patrulla militar sufrió una emboscada por hombres armados, iniciándose un enfrentamiento que se saldó con la muerte de ocho soldados y dos terroristas. Como se indicaba al comienzo del Observatorio, este sería el primer ataque reivindicado por DAESH en la región sur de Argelia.[11]

El pasado 28 de noviembre, el ministerio de Exteriores de España advirtió de la posibilidad de que DAESH llevase a cabo ataques contra la población española en los alrededores de Tinduf, donde hay varios campos de refugiados, aconsejando evitar desplazamientos a la zona.[12]

En cuanto al proceso electoral argelino, se mantiene la convocatoria de elecciones presidenciales, que tendrán lugar el próximo 12 de diciembre. El colectivo estudiantil ha planteado el inicio de una huelga general a partir del lunes 09 aunque, a día de hoy, es difícil estimar el seguimiento que tendría. Otras fuentes apuntan a que las detenciones selectivas de los líderes del movimiento ciudadano ‘Hirak’, organizador de las protestas que azotan el país desde febrero, estarían siendo efectivas, provocando una disminución de los asistentes a las marchas celebradas cada martes y viernes en las principales ciudades del país.[13]

En Marruecos, la Oficina Central de Investigación Judicial (BCIJ) ha detenido a dos presuntos miembros de DAESH en Guelmim y Salé, respectivamente. Este último se estaría preparando para perpetrar un ataque suicida en el país.[14]

Por último, en Libia siguen produciéndose continuos enfrentamientos entre las fuerzas del Gobierno de Trípoli y las del mariscal Hafter. Si bien el encuentro al que Alemania se ofreció en octubre aún no ha sido programado, sí se ha registrado información que indicaría el inicio de diálogos entre Al-Sarraj y Hafter.[15]

Las fuentes consultadas continúan sin arrojar información sobre ataques terroristas de carácter yihadista en Libia, aunque sí constan datos sobre la detención de ocho miembros de DAESH, en los alrededores de la ciudad de Sirte, en la costa mediterránea del país, que habrían estado captando y capacitando a grupos de combatientes. A esto habría que añadir el control que los terroristas ya tienen sobre amplias zonas del sur del país, donde se encuentran importantes yacimientos petrolíferos.[16]

Perspectiva regional

En términos generales, la situación en la región del Sahel Occidental no muestra mejoría alguna. Como ya se comentaba en el anterior Observatorio, el Departamento de Estado de EEUU ha advertido del posible fortalecimiento de Al Qaeda, debido a la pérdida de poder que DAESH está experimentando a nivel global.[17] Esto ya es patente a través de las colaboraciones entre ambos grupos para perpetrar ataques de gran envergadura –como los cometidos durante los últimos meses contra bases militares—, que supone la carencia de miembros y medios materiales del autodenominado Estado Islámico.

La Unión Europea anunció el 12 de noviembre un aumento de su presencia y apoyo en la lucha contra el terrorismo en la región del Sahel, aunque por el momento esta iniciativa no se ha traducido en acciones concretas. Hasta ahora, las medidas implementadas en la región han sido de carácter militar exclusivamente, y es importante resaltar la importancia de acciones paralelas que acompañen a estas, principalmente relacionadas con infraestructuras, gobierno y desarrollo de los países afectados. Esto permitiría atacar la problemática del terrorismo desde la raíz del problema, que resultaría clave para su completa erradicación.[18]

Además, en relación a los juramentos de lealtad al nuevo califa, cuyo funcionamiento se explicaba en el anterior Observatorio, los grupos africanos pertenecientes a DAESH han renovado su fidelidad a al Hashimi al Qurayshi durante el mes de noviembre, por lo que se espera que el grupo terrorista trate de aumentar sus acciones, en un intento de ganar poder en la región, tras la pérdida de control del territorio de Siria e Irak.

En la zona comprendida entre Malí, Burkina Faso y Níger, el bajo caudal de los ríos que se da con la llegada de la estación seca podría propiciar un mayor desplazamiento de los grupos armados, que ven facilitados sus movimientos por tierra. Esto preocupa especialmente a los países costeros del Golfo de Guinea: Costa de Marfil continúa reforzando sus fronteras terrestres con Malí y Burkina Faso, para evitar la entrada de elementos terroristas en su territorio.

Además, la proximidad de las festividades navideñas, celebradas por la población cristiana, podría provocar un repunte de los ataques terroristas contra elementos de este colectivo, presentes en estos países costeros y en Burkina Faso. De hecho, a principios de diciembre ya se ha registrado un ataque contra una iglesia protestante de la localidad de Hantoukoura, al este de Burkina Faso.

La decisión del gobierno de burkinabe de reclutar a voluntarios –la mayoría de ellos son cazadores tradicionales de la Unión Nacional de Dozo— para defender zonas no controladas podrían ser contraproducentes, dada la animadversión de estos hacia fuerzas internacionales presentes en el país, como las de Naciones Unidas, a los que ya están prohibiendo el paso a ciertas áreas bajo su control.

Por último, en Argelia, una eventual convocatoria de huelga general durante la jornada electoral podría causar enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes. El reconocimiento de la falta de libertades individuales por parte del Parlamento Europeo, así como la condena de las detenciones de manifestantes, podría suponer un paso hacia la celebración de un diálogo para resolver la situación política del país, aunque por el momento la convocatoria de elecciones no ha sufrido cambios. No solo habrá que tener en cuenta la celebración de la jornada electoral, sino todo el proceso posterior, que habrá de estar basado en la legitimidad de las votaciones del 12 de diciembre.

 

[1] https://elpais.com/internacional/2019/11/07/actualidad/1573121578_650860.html

[2] https://www.acleddata.com/data/

[3] http://sahel-intelligence.com/17677-burkina-faso-32-terroristes-neutralises-lors-de-deux-operations-armee.html

[4] https://www.mercurynews.com/2019/11/27/us-embassy-staff-in-burkina-faso-ordered-to-send-kids-home/ 

[5] https://www.europapress.es/internacional/noticia-menos-54-muertos-ataque-terrorista-mali-20191102061843.html

[6] http://sahel-intelligence.com/17772-mali-nouveau-bilan-de-lattaque-des-djihadistes.html

[7] https://elpais.com/internacional/2019/11/26/actualidad/1574759217_978910.html

[8] http://www.rfi.fr/afrique/20191111-mali-armee-fama-replie-positions-isolees-apres-attaques-jihadistes

[9] http://sahel-intelligence.com/17687-tchad-5-villageois-tues-par-boko-haram-dans-louest-autorites.html

[10] http://www.rfi.fr/afrique/20191115-tchad-bientot-deployer-troupes-fuseau-central-g5-sahel

[11] http://sahel-intelligence.com/17775-algerie-attentat-contre-larmee-algerienne.html

[12] https://www.lavanguardia.com/politica/20191128/471926528587/alerta-riesgo-atentado-espenoles-sahara-ministerio-de-exteriores-argelia.html

[13] https://www.monitordeoriente.com/20191130-inicio-del-viernes-no-41-de-protestas-en-argelia-en-medio-de-la-insistencia-en-el-rechazo-a-unas-elecciones-presidenciales/

[14] https://www.europapress.es/internacional/noticia-detenido-marruecos-supuesto-miembro-estado-islamico-preparaba-perpetrar-atentado-suicida-20191126170136.html

[15] https://twitter.com/Sahel_Intel/status/1197429335361241088

[16] https://www.nwaonline.com/news/2019/nov/25/libya-power-vacuum-raises-concerns-of-i/

[17] https://www.lavanguardia.com/internacional/20191101/471314366637/eeuu-alerta-del-regreso-de-al-qaeda-ante-un-ei-relegado-a-la-clandestinidad.html

[18] https://elpais.com/economia/2019/11/20/alternativas/1574244146_604194.html