Observatorio de violencia y terrorismo de extrema derecha: marzo 2020

 

000

1.Metodología

Este observatorio pretende reflejar el nivel de intensidad de la actividad violenta asociada a la extrema derecha en países occidentales, entendida según los parámetros que aparecen a continuación:

  • “Actividad violenta” se refiere a toda violencia física contra personas, incluyendo
    • atentados terroristas o tentativas frustradas de atentado,
    • agresiones físicas con lesiones o tentativas frustradas de agresión,
    • amenazas de muerte,
    • violencia e instigación a terceros a cometer actos violentos.

Esta definición no incluye:

    • delitos de daños contra infraestructuras (grafitis, aparición de banderas o pegatinas asociadas a movimientos de extrema derecha);
    • incidentes de violencia no física contra personas (insultos, abuso verbal);
    • incidentes relacionados con la extrema derecha en los que no exista riesgo concreto e inmediato de violencia (membresía de grupos terroristas, publicaciones en internet).
  • “Asociada a la extrema derecha” se refiere a aquella actividad que está ligada claramente a una ideología de extrema derecha, identificada a través de:
    • membresía de organizaciones extremistas o terroristas, o
    • reivindicación del ataque como inspirado por dicha ideología, o
    • vínculos directos o indirectos con organizaciones o individuos que representen dicha ideología;
    • admiración de regímenes fascistas, incluidas menciones a Hitler o el Holocausto.

Esta definición no incluye:

  • delitos de odio que no incluyan una referencia clara a una ideología de extrema derecha, pese a que estén motivados por prejuicio.

Este observatorio recoge tanto actos de violencia que ocurran a lo largo del mes como detenciones por tentativas de atentados o incitación a la violencia.

2.Análisis

Este observatorio ha registrado cuatro incidentes violentos relacionados con la extrema derecha en el mes de marzo, incluyendo varias tentativas de atentado inspiradas por el terrorista de Christchurch, que llevó a cabo su atentado en marzo del año pasado. Asimismo, en uno de los casos más insólitos registrados hasta la fecha, un hombre que llevaba meses planeando un atentado terrorista de extrema derecha ha muerto a manos del FBI tras decidirse a atentar en un hospital, pensando que tendría más impacto dada la crisis actual del coronavirus.

La expansión del coronavirus ha monopolizado la atención internacional a medida que el virus se ha ido expandiendo por el mundo, forzando a varios gobiernos a establecer periodos de alerta y cuarentenas prolongadas. Los grupos de extrema derecha no han tardado en intentar aprovecharse de la situación de caos que se vive actualmente en varios países occidentales. Investigadores federales en Estados Unidos han detectado como grupos de supremacistas blancos en la aplicación Telegram han comenzado a debatir posibles aplicaciones del virus como un arma biológica, en forma de esprays rellenos con saliva que pudieran esparcir en lugares asociados a judíos y otras minorías étnicas, o incluso en edificios gubernamentales.[1] Individuos pertenecientes a corrientes aceleracionistas, cuyo dogma principal consiste en llevar a cabo actos de violencia que aumenten la polarización social para culminar con el colapso de la sociedad como la conocemos, también han participado en conversaciones por Telegram en las que han sugerido que el coronavirus presenta una oportunidad única para “acelerar” el caos.[2] Cabe resaltar que varios ataques terroristas, incluido Christchurch, y detenciones este año han tenido presente algún elemento aceleracionista, lo cual muestra cómo dicha ideología va ganando fuerza entre los adeptos de extrema derecha.

En lo que respecta a la lucha internacional contra la extrema derecha, Alemania ha llevado a cabo una redada de miembros y sustracción de propaganda producida por el grupo neonazi Reichsburger (Ciudadanos del Reich), tras ser ilegalizado por el gobierno.[3] Dicha acción responde a un claro redoble de esfuerzos para combatir a la extrema derecha por parte de las autoridades alemanas, que se viene apreciando desde que comenzó 2020. No solo eso, sino que el aparato de inteligencia del país ha puesto bajo vigilancia a varios miembros de Alternativa por Alemania (AfD), el partido populista de extrema derecha que actualmente lidera la oposición en el parlamento, alegando que varios de sus miembros han manifestado simpatía con la ideología neonazi.[4] Teniendo en cuenta que la sección de AfD que ha sido señalada por esta medida albergaría a una quinta parte de la membresía total del partido[5], el gobierno alemán no está siendo tímido en establecer una relación de correlación, sino causalidad, entre el extremismo no violento y el extremismo violento.002

Todos los incidentes codificados en la base de datos este mes fueron amenazas de violencia o tentativas de ataques terroristas. Dos de ellas (un hombre de Nueva Zelanda y una pareja de hermanos en Australia) estaban inspiradas de alguna forma por el terrorista de Christchurch, que en marzo del año pasado asesinó a 50 musulmanes mientras rezaban en la mezquita. La elección de fecha no es baladí: varios conspiradores terroristas han buscado cometer nuevos atentados en el aniversario de atentados célebres. En 2016, un adolescente de 18 años abrió fuego en un centro comercial de Múnich contra un grupo de inmigrantes de ascendencia turca y albana. El atacante admiraba a Anders Breivik, que cometió una de las mayores masacres inspiradas por esta ideología en 2011, y es por ello que decidió llevar a cabo su ataque en el quinto aniversario del ataque en Noruega.[6] Más allá del simbolismo de ciertas fechas, hay evidencias de que al menos un tercio de los ataques ocurridos desde 2011 fueron directamente inspirados por ataques cometidos anteriormente, ya que muchos conspiradores se han interesado por las tácticas y motivaciones de terroristas pasados como Breivik.[7] 004

De nuevo, el neonazismo (también entendido como supremacismo blanco, que normalmente es antisemita) emerge como la inspiración ideológica principal de los casos registrados en marzo. Todos los incidentes parecen tener un componente racial, es decir, que dicta el conflicto en términos de distinción entre la raza blanca y otras razas. Eso no significa, no obstante, que haya una clara cohesión ideológica entre los cuatro casos registrados, ya que parecen beber además de diversas corrientes, como por ejemplo aceleracionismo, anti-islam o anti-gobierno. Dichas subdivisiones atienden a cómo la extrema derecha no es un movimiento estructurado a nivel global que se apoye en un pilar ideológico único, sino más bien una serie de nexos interconectados pero muy difusos en cuanto a su estructura.

El caso del ataque frustrado contra un hospital con pacientes de coronavirus en Missouri, Estados Unidos, refleja, tal y como se ha analizado anteriormente, cómo el aceleracionismo está ganando fuerza dentro de la extrema derecha, ya que el atacante decidió adelantar la fecha de su atentado para aprovecharse del caos reinante por el avance del virus.006

Varios de los individuos detenidos en marzo tenían conexiones directas con grupos, como el grupúsculo neozelandés Acción Zelandia y los movimientos neonazis estadounidenses Movimiento Nacional Socialista y División Vorherrschaft (VSD).[8] No obstante, también mencionan como influencias indirectas al terrorista de Chirstchurch el grupo terrorista estadounidense La Orden (activo en los años 80). Pese a que muchos de estos grupos son prácticamente pequeños grupúsculos que solo tienen actividad a nivel local, muchos de ellos ya están interactuando con otras formaciones internacionales de mayor peso. Por ejemplo, una investigación reciente sobre Acción Zelandia muestra cómo algunos miembros del grupo han tenido conversaciones con individuos de Atomwaffen,[9] un grupo neonazi con base en Estados Unidos responsable de varios asesinatos en los últimos años. Ya en estos últimos meses las fuerzas de seguridad estadounidense han puesto a Atomwaffen en el punto de mira y han detenido a varios de sus miembros, como se ha contado en los anteriores análisis de este observatorio.

Asimismo, conviene resaltar la importancia de teorías anticapitalistas o anticorporativas para algunos de los grupos asociados con los casos registrados en marzo. Por ejemplo, Acción Zelandia (asociada con el caso en Nueva Zelanda) culpa directamente a las grandes corporativas y negocios de importar “inmigración masiva y mano de obra barata” con el objetivo de decimar a la población blanca en Nueva Zelanda. El terrorista de El Paso, Texas, que asesinó a 20 personas en un supermercado en agosto de 2019, también responsabilizaba a las corporativas de haber contribuido a aumentar el número de inmigrantes.[10] La mención a las corporativas se sale de la norma aparentemente, pero también debe ser tenida en cuenta ya que puede afectar a la elección de objetivos para futuros ataques.

El sentimiento anti-corporativas es una aplicación de la popular teoría de la conspiración “El Gran Remplazo”, invocada directamente en la justificación de los ataques de Christchurch y El Paso, que defiende que los gobiernos están promoviendo la inmigración para convertir a la población europea u occidental (léase de raza blanca) en una minoría. La versión racial de esta conspiración se llama “genocidio blanco” y es también utilizada por varios grupos en el espectro ideológico de la extrema derecha. Teorías como “El Gran Remplazo” o “genocidio blanco” pretenden instigar un sentimiento de urgencia y catástrofe inminente para provocar el activismo, ya sea violento o no. Asimismo, no debemos descartar la forma en la que dichas teorías apelan a la emotividad del sujeto: por ejemplo, con la mención constante de nuevas generaciones que serán puestas en peligro si no se entra a la acción en el momento presente.  008

En los casos de este mes, destaca la elección de atacar una subestación eléctrica en Australia, que podría haber dejado sin electricidad a una parte significativa de la región. No es el primer caso en el que las infraestructuras energéticas han pasado a ser un objetivo de la extrema derecha, tal y como apunta una investigación reciente. Tanto miembros de Atomwaffen como La Base, dos grupos neonazis en Estados Unidos que han sufrido detenciones en enero y febrero de 2020 (véase observatorios anteriores), han debatido atacar subestaciones eléctricas, plantas de filtración de agua e incluso reactores nucleares.[11]

3.Base de datos

Fecha Lugar Incidente Detalles Ideología Enlace
#1 4 mar Christchurch, Nueva Zelanda Amenaza de violencia Detención de un hombre por diseminar amenazas en Internet contra las mezquitas atacadas el año pasado en Christchurch, incluyendo una advertencia a musulmanes en la que se afirmaba que “se saludarían entre ellos por última vez”. Anti-islam

Neonazi

 

 

Stuff
#2 14 mar New South Wales, Australia Amenaza de violencia Detención de un hombre de 21 años, inspirado por el terrorista de Christchurch, por planear un ataque terrorista con explosivos o armas de fuego contra una instalación eléctrica. Su hermano, con el que presuntamente conspiraba el ataque, fue detenido una semana después Neonazi

Anti-indígenas

Antigobierno

The New Daily
#3 17 mar Tacoma, Estado de Washington, Estados Unidos Amenaza de violencia Detención un hombre por amenazar a su vecino judío por acoger a su hijo, además de proferir otras amenazas contra servicios de protección del menor y judíos. Neonazi

 

Justice.gov
#4 24 mar Missouri, Estados Unidos Amenaza de violencia Hombre con afiliaciones neonazis que estaba planeando un ataque terrorista con un coche bomba en un hospital con pacientes de Coronavirus muere en un tiroteo con el FBI. Neonazi

Aceleracionista

The New York Times

 

[1] Walker, H., and Winter, J. (2020, Mar21). “White supremacists discussed using Coronavirus as a bioweapon.” Huffington Post, https://www.huffpost.com/entry/white-supremacists-coronavirus-bioweapon_n_5e76a0ebc5b6f5b7c5458af2

[2] Makuch, J. (2020, Mar 18). “Experts say neo-Nazi accelerationists discuss taking advantage of Coronavirus crisis”, VICE, https://www.vice.com/en_us/article/pkewgv/experts-say-neo-nazi-accelerationists-discuss-taking-advantage-of-coronavirus-crisis

[3] Connoly, K. (2020, Mar 19). “German police arrest members of far-right group Reichburger after state ban.” The Guardian, https://www.theguardian.com/world/2020/mar/19/german-police-arrest-members-of-far-right-group-reichsburger-after-state-ban

[4] Oltermann, P. (2020, Mar 12). “German spy agency puts part of far-right AfD under surveillance.” The Guardian, https://www.theguardian.com/world/2020/mar/12/german-intelligence-agency-puts-part-of-far-right-afd-under-surveillance

[5] Oltermann, P. (2020, Mar 12). “German spy agency puts part of far-right AfD under surveillance.” The Guardian, https://www.theguardian.com/world/2020/mar/12/german-intelligence-agency-puts-part-of-far-right-afd-under-surveillance

[6] Janjevic, D. (2017, July 22). “Munich shooter liked Nazis, Breivik, identified as Aryan, says report.” Deutche Welle, https://www.dw.com/en/munich-shooter-liked-nazis-breivik-identified-as-aryan-says-report/a-39803749

[7] Cai, W., Landon, S. (2019, April 3). “Attacks by extremists are growing. So are their connections.” The New York Times, https://www.nytimes.com/interactive/2019/04/03/world/white-extremist-terrorism-christchurch.html

[8] Martin, N.R., (2020, Mar 26) “Heartland terror.” The Informant, https://www.informant.news/p/heartland-terror

[9] Daalder, M. (2020, Mar 9). “Action Zelandia member planned terror cell.” Newsroom, https://www.newsroom.co.nz/2020/03/09/1072195/action-zealandia-member-planned-terror-cell

[10] Abutaleb, Y. (2019, Ago 4). “What’s inside the hate-filled manifesto linked to El Paso shooter.” The Washington Post,  https://www.washingtonpost.com/politics/2019/08/04/whats-inside-hate-filled-manifesto-linked-el-paso-shooter/

[11] Campbell, K., (2020, March 24). “The far right’s domestic threat to the power grid.” Homeland Security Today, https://www.hstoday.us/subject-matter-areas/infrastructure-security/the-far-right-domestic-extremist-threat-to-the-power-grid/