Terminología y clasificaciones en la extrema-derecha: el caso de España

https://www.lavanguardia.com/local/madrid/20191031/471299690168/fascismo-falange-ocupa-ateneo-madrid-1939.html

Miembros de la Falange Española de las JONS hacen el saludo fascista en un evento en el ateneo de Madrid el pasado 26 de septiembre. Fuente: La Vanguardia.

 

Resumen

En los últimos años, a nivel político y en términos de seguridad, la amenaza del terrorismo de la extrema derecha parece ser tomada con mayor seriedad, debido en gran medida a los ataques de Noruega en 2011 y la serie de atentados más reciente en Christchurch, Poway, El Paso y Bærum.  Es por ello que, en la actualidad, el interés por el estudio de la violencia ejercida por la extrema derecha está en auge, teniendo la finalidad de conocer sus motivaciones, los grupos que operan bajo el influjo de esta ideología, así como la forma de combatir a esta. Uno de los grandes retos que se afronta a día de hoy en los estudios sobre terrorismo de extrema derecha se encuentra en el área de clasificación y terminología, especialmente en castellano, donde los términos ultra-derecha, extrema derecha y derecha-radical son utilizados como sinónimos. El propósito de este breve artículo es el de exponer una terminología y, de esta manera, hacer un ejercicio de clasificación de los partidos y asociaciones políticas españolas que forman parte de este colectivo de extrema derecha.

 

Introducción

Los patrones de la violencia política y terrorismo por parte de la extrema derecha son de baja intensidad y de pocas víctimas. Sin embargo, los últimos ataques terrorista han cambiado estas tendencias, por lo que legisladores, políticos y policías han puesto de nuevo la agenda de la extrema derecha en el panorama actual. Estos ataques masivos, demuestran que ya no son casos excepcionales, pero que son la nueva tendencia, estos actúan de manera solitaria, pero están conectados en foros sociales en internet.

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta el estudio del terrorismo de extrema-derecha es en la investigación, particularmente en la selección de objetivos, perpetradores, patrones de acción y las condiciones facilitadoras. Asimismo, el problema de la clasificación de cada grupo ha presentado un problema para las legislaciones y políticas públicas.

Términos como extrema-derecha, ultra-derecha y derecha-radical se han utilizado como sinónimos, sin embargo, no lo son. La derecha en el espectro político tradicional está asociado a la idea de que la desigualdad social es inevitable y natural (Bobbio, 1996); sin embargo, la extrema derecha se caracteriza por el autoritarismo y el nativismo (Mudde, 1992: 15). Del mismo modo, hay una distinción entre la derecha-radical y la ultra-derecha. Los grupos radicales operan dentro del marco de la democracia, mientras que los extremistas de ultra-derecha la rechazan y están dispuestos a utilizar la violencia u otros medios para lograr sus objetivos (Bjørgo y Ravndal, 2019).

 

Una cuestión terminológica

El presente artículo toma como referencia la terminología y clasificación propuesta en los planteamientos de Tore Bjorgo y Jacob Aasland (2019) en colaboración con Berntzen (2018) y conceptualmente basados en Mudde (1992) y Teitelbaum (2017).  En el conjunto de todos ellos se hace una diferenciación entre, derecha-radical, extrema-derecha y ultra-derecha. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en grupos y activistas específicos las distinciones pueden superponerse y ser menos claras.

La principal diferencia entre los partidos de la ultra-derecha y de los radicales es que los radicales no rechazan la democracia ni promueven la violencia, mientras que los extremistas de ultra-derecha sí lo hacen (Bjørgo y Ravndal, 2019). La derecha radical cree que la democracia debe mantenerse, y que las élites liberales deben ser reemplazadas -todos dentro de los medios democráticos-. La ultra-derecha cree que la democracia debe ser reemplazada y que la violencia en contra sus enemigos es legítima. Dentro de este árbol, hay tres subcategorías: nacionalismo cultural, nacionalismo étnico y nacionalismo racial (Bjørgo y Ravndal, 2019).

Dentro de las sub-ramificaciones de la ultra-derecha y la derecha-radical existen tres clasificaciones: el nacionalismo cultural, el nacionalismo étnico y el nacionalismo racial. Dentro de estas clasificaciones se busca identificar elementos característicos de cada subgrupo. Sin embargo, hay grupos o facciones de ciertos partidos que podrían ser clasificados en más de un grupo. Los principales elementos que tiene que ser tomado en cuenta son: el factor democracia -que actúen dentro de ella- y, el factor violencia, si esta esta legitimado.

El nacionalismo cultural generalmente está representado por partidos populistas de derecha radical y, en general, están en contra de la inmigración, especialmente aquellos cuya cultura es diferente de la suya. En Europa es más probable que estos partidos operen dentro del marco democrático y no promuevan la violencia, aunque en los casos en los que se da se produce contra musulmanes (Bjørgo y Ravndal, 2019). Los grupos dentro de esta categoría están más preocupados por las diferencias culturales que étnicas o raciales, por lo tanto, apoyan y aceptan la asimilación. Curiosamente, en los últimos años, algunos de estos grupos han defendido valores liberales como los derechos de las mujeres y los homosexuales (Berntzen, 2018). Una característica muy importante de estos grupos es que afirman que el islam es incompatible con la cultura y la sociedad occidental (Bjørgo y Ravndal, 2019).

Los nacionalistas étnicos se ejemplifican mejor con el movimiento identitario en Europa y el ala moderada de la extrema derecha en los Estados Unidos. En lugar de raza, estos grupos prefieren usar el origen étnico, porque algunos grupos actúan dentro del marco democrático y prefieren el discurso étnico en lugar del racista, por lo tanto, se distancian de la extrema derecha, sin embargo, no todas las agrupaciones hacen esto (Bjørgo y Ravndal, 2019). Estas organizaciones creen que los grupos étnicos tienen derecho a la auto conservación, y aunque ven la diversidad como valiosa, creen que es mejor no mezclarlos para preservar sus normas, valores, culturas y características, conociéndose esto como «etno-pluralismo». Sin embargo, este concepto es visto como una nueva versión del «apartheid» (Bjørgo & Ravndal, 2019). La mezcla y la asimilación se consideran negativas y amenazantes. A diferencia de los nacionalistas culturales, el movimiento identitario europeo se distancia de muchos valores liberales y promueve puntos de vista conservadores, principalmente sobre los roles de género y los derechos de los homosexuales (Bjørgo y Ravndal, 2019), oponiéndose fuertemente a la inmigración.

Una característica relevante de este grupo es la creencia central en «El Gran Reemplazo». Esta creencia (los académicos se refieren a ella como una teoría de la conspiración) afirma que las élites liberales globales están reemplazando a las poblaciones nativas en un «genocidio por sustitución». Para evitar este «gran reemplazo» de los europeos étnicos, es necesario que las personas de diferentes etnias regresen a su tierra natal. La principal crítica aquí es la metodología de este plan, ya que es poco probable que este no sea realizado por medios coercitivos (Bjørgo y Ravndal, 2019). Esta retórica ha sido adoptada por todos los grupos de la extrema derecha y es importante mencionar que esta fue la principal motivación del terrorista de Christchurch, como se expone en su manifiesto (Bjørgo y Ravndal, 2019).

Finalmente, los nacionalistas raciales basan sus valores centrales en la pureza racial y principios totalitarios. La inspiración ideológica para este grupo proviene del nacionalsocialismo, fascismo, la identidad cristiana (principalmente en los EE. UU.), la supremacía blanca y son altamente antisemitas (Bjørgo y Ravndal, 2019). En su perspectiva, los judíos promueven la inmigración, el igualitarismo y la mezcla racial con el fin de destruir a la raza (Bjørgo y Ravndal, 2019). La característica más importante de este grupo es el rechazo de la democracia, los derechos humanos y lo más importante: la legitimación de la violencia. Están dispuestos y se muestran expectantes ante una “guerra racial” en la cual los «traidores raciales» y las razas inferiores serán exterminadas (Mcdonald, 1980).

Es relevante mencionar que tales distinciones entre estos grupos son débiles en la práctica. Mientras que un grupo específico o partido político podría ubicarse dentro de una categoría, puede haber alas o individuos que podrían superponerse con otra categoría.

 

 

Screenshot 2019-11-20 at 14.48.48

Figura 1: árbol propuesto por Bjørgo y Ravndal.

 

El caso de España

La extrema derecha en España se remonta a la dictadura franquista, y si se habla de violencia y terrorismo de extrema derecha el periodo de más actividad fue en el proceso de la transición. Sin embargo, es importante mencionar que desde 1980, no ha habido ningún ataque terrorista de esta índole, pero esto se podría debatir, debido a que aun no existe una clasificación correcta de actos violentos de extrema derecha por lo que algunos incidentes pudieron haber sido clasificados como un crimen de odio o como cualquier otro delito y no como terrorismo. Asimismo, ningún partido de extrema derecha ha conseguido entre 1982 y 2018 representación en las cámaras legislativas del Estado. Sin embargo, esta realidad ha cambiado con Vox, partido que obtuvo 24 escaños en las elecciones de abril de 2019, y 52 en las elecciones de noviembre, posicionándose como la tercera fuerza política en el Congreso de los Diputados.

En España han existido muchos partidos y asociaciones de extrema derecha. Actualmente existen nueve partidos reconocidos que entran en la siguiente clasificación[1]. En España no hay prohibición por formar parte de estos grupos a diferencia de otros países miembros de la Unión Europea, por ejemplo, Alemania donde no solo está prohibido, sino también penado.[2]

Según Rodríguez: “La extrema derecha española ha sufrido una merma de recursos y de capacidad de influencia sobre la sociedad, y se ha visto obligada a renovar su programa y forma de hacer política” (2012:231), y argumenta que es debido al crecimiento de la ultraderecha xenófoba en otros países europeos, lo que ha servido de estímulo para la renovación de partidos de la vieja extrema derecha española (2012:267)[3].

Sin embargo, para el año 2007, el diario El País reportó que existían casi 10.000 “ultras y neo-nazis” en España[4]. Estos individuos asistían a actos y manifestaciones de partidos como Democracia Nacional, Alternativa Española, La Falange o Alianza Nacional entre otros. Se informó en ese entonces que la policía no hacía seguimiento de estas organizaciones porque están dentro del marco legal, es decir son legales (Duva, 2007). El 31 de octubre del 2019 circuló un vídeo donde miembros de La Falange Española de las JONS hacían el saludo fascista en un evento en el Ateneo de Madrid[5]; si bien estos actos no son violentos, es importante tenerlos en cuenta.

A partir de los manifiestos y discursos oficiales de distintas organizaciones estudiados en la investigación realizada se presenta esta clasificación de los partidos y asociaciones políticas de extrema derecha en España:

Partido político/ asociación

Año de Fundación

Ideología

Clasificación 1

Clasificación 2

Notas

Link

Alianza Nacional

(partido)

2006   Nacionalismo

 Nacional-socialista

 Antisemita

 Fascista

Ultra-derecha

Nacionalismo Racial

-Asesinato de Guillen Agullo en 1993.

-Asalto a librerías.

-No apoyan a VOX.

https://twitter.com/an_lostuyos?lang=en

(No tienen sitio web, solo una cuenta de Twitter)

Alternativa Española

(partido)

2003

      Catolicismo

      Nacionalista

      Fascista

     Nacionalismo

      Fascismo

Derecha Radical

Nacionalismo étnico identitario

-Elemento religioso.

-Rechazo a la multiculturalidad

http://www.alternativaespanola.com/

Democracia Nacional

(partido)

1995

   Nacionalismo

   Fascismo

Derecha Radical Nacionalismo étnico identitario http://democracianacional.org/dn/

España 2000

(partido)

2002

   Nacionalismo

•Euro-escepticismo

 Proteccionismo

Derecha Radical Nacionalismo étnico identitario http://espana2000.org/

Estado Nacional Europeo

(Partido)

1995

•Nacionalismo Europeo

•Europeista

•Xenofobo

•Nacional-Socialista

•Supremacia Blanca

Ultra-derecha Nacionalismo Racial n-europa.org
Falange Española de las JONS

(Partido)

1976

•Nacionalismo

•Fascismo

•Euro-escéptico

Ultra-derecha Nacionalismo étnico identitario -Herederos de la Falange Española de las JONS. https://falange.es
La Falange

(Partido)

1999

•Nacionalismo

•Fascismo

•Franquismo

•Falangismo

Ultra-derecha Nacionalismo étnico identitario https://lafalange.org/
Partido Nacional Republicano 1934

•Republicano

•Nacionalismo

Derecha Radical Nacionalismo étnico identitario www.pnr.org.es
Plataforma per Catalunya

(Partido)

2002

•Nacionalismo

•Conservador

•Xenofobo

Derecha Radical Nacionalismo étnico identitario -Disuelto en 2019, hizo un llamamiento a afiliarse a Vox. https://www.plataforma.cat/
Vox
(Partido)
2013

•Nacionalismo

•Neol-iberalismo

•Conservador

•Xenofobo

Derecha Radical Nacionalismo étnico identitario y Cultural Es el único partido con representación en el Parlamento español (52 diputados), Parlamento europeo (3), Diputaciones (52), Senado (3), municipios (530) y Parlamentos regionales (57)

Asturias (2); Cantabria (2); Castilla y León (1); Madrid (12); Com. Valenciana (10); Ceuta (6); Melilla (2); Murcia (4); Andalucía (12); Baleares (3); Aragón (3)

https://www.voxespana.es/


Conclusión

A pesar del incremento durante los últimos años de la investigación sobre el tema de la violencia y el extremismo en la extrema derecha, existe todavía un déficit en relación a diversos ámbitos relacionados con su estudio, particularmente en la selección de objetivos, perpetradores, patrones de acción y las condiciones facilitadoras. Asimismo, la dificultad de clasificar cada grupo ha presentado un problema para las legislaciones y políticas públicas. En el sentido judiciario, en algunas partes de Europa occidental, el problema no es que la policía ignorara la violencia de extrema-derecha, sino que no tenía en cuenta y no tenían las herramientas para la comprensión de una serie de violencia y asesinatos que podrían tener una motivación de extrema derecha (Bjørgo y Ravndal, 2019; Kohler,2019).  Sin embargo, la realidad presentada está cambiando y la violencia de extrema derecha ya está entrando en el debate político y social.

La comprensión y control de las subculturas en línea, así como cerrar sitios específicos en Internet y el control del ciberespacio, entre otras medidas, serán necesarios para poder controlar la situación y evitar futuros atentados. Asimismo, una legislatura nueva debe de ser discutida con la finalidad de plantear la posibilidad de si se debería ilegalizar a aquellos partidos políticos que centren su mensaje en el discurso del odio o puedan incitar a la violencia.

 

Fuentes Consultadas

  • Berntzen, L. E. (2018). The Anti-Islamic Movement: Far Right and Liberal? PhD thesis, European University Institute.
  • Bjørgo, T., & Ravndal, J. A. (2019). Extreme-Right Violence and Terrorism: Concepts, Patterns, and Responses. The Hague: International Centre for Counter-Terrorism.
  • Bobbio, N. (1996). Left and Right: The Significance of a Political Distinction. Chicago: University of Chicago Press.
  • DUVA, J. (2007, Nov 18). La policía calcula que en España hay casi 10.000 ‘ultras’ y neonazis. Retrieved from EL País: https://elpais.com/diario/2007/11/18/espana/1195340410_850215.html
  • La Vanguardia. (2019, Octubre 31). El fascismo ocupa el Ateneo de Madrid como en 1939. Retrieved from La Vanguardia: https://www.lavanguardia.com/local/madrid/20191031/471299690168/fascismo-falange-ocupa-ateneo-madrid-1939.html
  • Macdonald, A. (1980). The Turner Diaries. Hillsboro: National Vanguard Books.
  • Mudde, C. (1992). The Ideology of the Extreme Right. Manchester: Manchester University Press.
  • Jiménez, J. l. (2012). Historia de un Fracaso y ¿de una refundación?: de la vieja a la nueva Extrema Derecha a en España (1975-2012). Universidad de Salamanca.
  • Koehler, D. (2019). Right-Wing Terrorism in the 21st Century. Routledge Studies in Fascism and the Far Right.

 

 

 

[1] Si se fuese a estudiar los grupos y/o facciones de los mismos el número ascendería significativamente.

[2] Bundesministerium der Justiz und für Verbraucherschutz, ‘Strafgesetzbuch (StGB) § 86, Verbreiten von Propagandamitteln verfassungswidriger Organisationen’, <http://www.gesetze-im-internet.de/stgb/__86.html>, accessed 10 Nov 2019.

[3] Es importante resaltar que ya desde el 2012 se mencionaba el auge de la extrema derecha en Europa.

[4] DUVA, J. (2007, Nov 18). La policía calcula que en España hay casi 10.000 ‘ultras’ y neonazis. Retrieved from EL País: https://elpais.com/diario/2007/11/18/espana/1195340410_850215.html

[5] La Vanguardia. (2019, Octubre 31). El fascismo ocupa el Ateneo de Madrid como en 1939. Retrieved from La Vanguardia: https://www.lavanguardia.com/local/madrid/20191031/471299690168/fascismo-falange-ocupa-ateneo-madrid-1939.html