VIGIPIRATE, plataforma digital básica de formación antiterrorista

PREVENCIÓN DEL TERRORISMO

VIGIPIRATE  es el nombre del sistema de alerta antiterrorista de la República Francesa creado durante al presidencia de Giscard d´Estaing en 1978. No obstante es tras la campaña de atentados del GIA en el año 1995 cuando el plan  toma mayor impulso. Depende de la Secretaría  General de Defensa y Seguridad Nacional y tiene por misión implicar a todos los actores públicos y privados en un enfoque de  vigilancia, prevención y protección, siendo su objetivo principal el desarrollo de una cultura de  la vigilancia y de la seguridad en el conjunto de la sociedad con el fin de identificar  posibles  acciones terrorista, asegurar la protección de los ciudadanos y los intereses del hexágono.

El plan posee 300 medidas en al menos 13 ámbitos de actuación como el transporte aéreo, marítimo, redes fluviales, ciberseguridad, con denominaciones tales como PIRATE-MER, PIRANET, METROPIRATE etc. dividiéndose al mismo tiempo en actuaciones nacionales, territoriales, planes públicos y clasificados.

Estos planes pretenden situar al Estado en condiciones de reaccionar y tomar las medidas necesarias en materia antiterrorista. Para su aplicación (1) se evalúa de la amenaza terrorista, (2) se recaba información sobre vulnerabilidades de los potenciales objetivos terroristas y  (3) se determina el dispositivo de seguridad mas adecuado para el nivel de riesgo sobre la amenaza.

La información recaba por los servicios antiterroristas y su posterior análisis permite a la  Secretaría General de Defensa y Seguridad Nacional (SGDSN) situar la activación del VIGIPIRATE en relación a la amenaza, estableciéndose las distintas medidas que deben de aplicarse  por ejemplo  en el contexto de los grandes acontecimientos nacionales,  en determinadas fechas clave del año, festividades, después de un atentado etc. Un triste ejemplo es el atropello masivo en la ciudad de Niza el 14 de Julio del 2016, día nacional de Francia.

En sus inicios el plan poseía 4 niveles de alerta, blanco, amarillo, naranjas, y rojo. Los atentados terroristas de 2015 y 2016 y las disposiciones legislativas adoptadas en 2016 condujeron a una revisión del plan. Además de incluir el desarrollo de una cultura de seguridad los niveles de alerta se redujeron a tres:

-Nivel de vigilancia, que es el nivel permanente de seguridad.

-Nivel de seguridad reforzada ante riesgo de atentado. La amenaza es considerada elevada o muy elevada e implica la activación de medidas adicionales.

-Nivel de urgencia por atentado. Es de aplicación limitada, por atentado consumado o en ejecución. Permite la movilización excepcional de recursos y la difusión de información de crisis.

Niveles de Urgencia

De acuerdo con la edición de diciembre del 2016 de la virulencia de los atentados terroristas exigía contrarrestar la amenaza adoptando medidas firmes y decididas. Así, para adaptar el Plan a una amenaza en constante cambio, la SGDSN decidió optar por la difusión de una cultura de la seguridad, informando a la ciudadanía sobre los fenómenos terroristas, informar mejor a todos y cada uno de nosotros sobre el terrorismo, los mecanismos desplegados para combatirlo, los mecanismos desplegados para enfrentarlo, así como sobre los gestos y comportamientos que protegen y salvan. Según Louis Gautier, exsecretario general de la SGDSN, frente a una amenaza, difusa y poliforme, cada ciudadano es responsable de la seguridad de la ciudadanía, siendo la mayor ambición del Plan, contribuir a la movilización de la ciudadanía (en el texto se utiliza el término nación) contra el terrorismo.

VIGIPIRATE tiene su aplicación en diversos actores públicos y privados. Dado que el Plan se vincula a conceptos como el de resiliencia y la implicación de la ciudadanía contra el terrorismo la situación, al menos en el caso exigía dotar de formación en materia de vigilancia, prevención y protección contra la amenaza de distintos actores públicos y privados. De ahí, que gobierno francés acaba de lanzar hace apenas unos días una plataforma digital de capacitación. El acceso es gratuito y sin restricciones.

El contenido formativo y de sensibilización de la plataforma ha sido elaborada por la Secretaría General de Defensa y Seguridad Nacional (SGDSN) en colaboración con los ministerios, departamentos y representantes profesionales de las actividades económicas correspondientes. Los módulos se componen mayoritariamente de videos introductorios, entrevistas de corta duración, animaciones gráficas y test de evaluación con un tiempo estimado de duración de aproximadamente 2 horas.

El primer módulo incluye formación general sobre la naturaleza de la amenaza terrorista, el VIGIPIRATE y su funcionamiento.

El segundo módulo pretende sensibilizar al ciudadano sobre las sobre las diferentes formas de vigilancia continua, prevención y respuesta en caso de ataque terrorista donde se le anima a que se convierta en un activo. La unidad comprende formación durante un ataque terrorista (huir, esconderse, alertar y defenderse), ayudar en la identificación de procesos de radicalización, situaciones sospechosas o que hacer en caso de haber presenciado un ataque o ser víctima del mismo.

Los dos primeros módulos están dedicados a la ciudadanía en general. El tercero de formación específica está dirigido a los gestores y trabajadores de establecimientos públicos, autoridades locales y organizadores de eventos públicos.

Dentro de las bondades de la plataforma esta la redirección a diferentes documentos y guías relacionadas con la prevención y lucha antiterrorista. De hecho, la propia página de acceso nos dirige al apartado de VIGIPIRATE incluida en el portal de la SGDSN donde pueden descargarse todos y cada una de las guías de prevención y respuesta dirigidos a los responsables, directos y personal de centros y espacios comerciales, instituciones sanitarias, sociales centros de enseñanza superior, de instituciones del patrimonio cultural, teatros, cines, de festivales musicales etc. A ello puede sumársele las denominadas “guías de buenas prácticas” para las empresas de alquiler de vehículos, productos químicos, grandes eventos etc.

Desde los atentados del 2012, pero sobre todo desde los del 2015, la creación y difusión de materiales, recursos documentales y gráficos de carácter formativo relacionados con la prevención antiterrorista por parte del Gobierno Francés da cuenta del grado de compromiso con la cultura democrática, transparencia y resiliencia, de las autoridades públicas. Al estupendo trabajo de carácter formativo realizado por la Secretaría General de Defensa y Seguridad Nacional hay que sumar el realizado por el Comité interministerial para la Prevención de la Delincuencia y la Radicalización (CIPDR). También Reino Unido, y el National Counter Terrorism Security Office dependiente del Ministerio del Interior posee materiales de sumo interés y fácil acceso.

La formación va inexorablemente unida a la sensibilización, elementos esenciales en la prevención y lucha contra el terrorismo. Siendo así, es razonable pensar que una mayor difusión de guías, planes, materiales redundara de manera positiva en unas mayores implicaciones de los actores sociales, en una mayor resilencia y compromiso social en todo lo relacionado con la seguridad pública, la política antiterrorista y la seguridad nacional. En este sentido, el gobierno ha realizado algunos esfuerzos en esta materia. Prueba de ello está en la publicación de la Estrategia Nacional de Lucha contra el Terrorismo de enero de 2019 elaborado y coordinado  por el Ministerio del Interior a través del CITCO los diversos planes e informes dependientes del Departamento de Seguridad Nacional. Aun así, la situación parece estar alejarse a algunos países de nuestro entorno, y en especial a nuestro vecino francés, considerando quien escribe estas líneas, que la plataforma de capacitación VIGIPIRATE es sin duda, un ejemplo a imitar.