Paloma Dealbert

11/10/2018
IMG_4395 (1)

“La fragmentación de los talibán y de Dáesh dificulta predecir su evolución”

En lo que llevamos de 2018 Afganistán ha copado el foco de la actividad yihadista a nivel mundial. Tan solo en septiembre, el investigador del OIET Carlos Igualada ha contabilizado el asesinato de 269 personas por este fenómeno. A menos de un mes de las elecciones parlamentarias, Afganistán continúa siendo un campo de batalla para el todos contra todos que parece no tener fin. Hay veintiún grupos terroristas diferentes operando en Afganistán y Pakistán y, la mayoría de ellos, están afiliados o mantienen vínculos con los talibán. Según Amador Guallar, cuanto más cerca estén las elecciones, más ataques habrá, porque no están legitimadas, no hay una democracia real en Afganistán por mucho que haya elecciones. La democracia en Afganistán es solo una idea
22/08/2018
ProfilePic_Sergio_Altuna

“Túnez no solo se enfrenta a grupos terroristas activos en su propio territorio, sino que ha exportado combatientes a prácticamente todos los escenarios de conflicto actuales”

Sergio Altuna Galán, investigador asociado del Real Instituto Elcano especializado en actores violentos no estatales en el Magreb y el Sahel y en el análisis de la narrativa yihadista, pone el foco en Túnez como país clave en el movimiento yihadista global. Asegura que este país ha invertido mucho dinero, con dudoso éxito, en mejorar sus fronteras con Libia. No obstante, la situación interna de Túnez, con factores como que sus prisiones están a un 150% de su capacidad, da lugar a concluir que es un país muy vulnerable a la radicalización yihadista.