Un gran golpe al yihadismo en África: la eliminación de Abdelmalek Droukdel

Observatorio de violencia y terrorismo de extrema derecha: mayo 2020
13/06/2020
La sombra del yihadismo amenaza el Mundial de Fútbol 2018
18/06/2020

Documento OIET 15/2020

Figura 1. Abdelmalek Droukdel, también conocido como Abu Musab Abdel Wadoud.

Figura 1. Abdelmalek Droukdel, también conocido como Abu Musab Abdel Wadoud.

Un gran golpe al yihadismo en África: la eliminación de Abdelmalek Droukdel (PDF-675 KB)

El pasado 5 de junio, la ministra de defensa francesa, Florence Parly, anunciaba a través de redes sociales la eliminación de un peso pesado en la escena yihadista internacional. El emir de al-Qaeda en el Magreb Islamico (AQMI), Abdelmalek Droukdel, también conocido por su kunya[1] Abu Musab Abdel Wadoud, había sido neutralizado junto a varios de sus colaboradores el 3 de junio en una operación conjunta de las fuerzas armadas francesas, y sus socios, que se desarrolló en el norte de Malí.

El anuncio fue recibido con ciertas reticencias, habida cuenta de que no era la primera vez que Parly anunciaba la eliminación de algún elemento yihadista sin aportar más detalles o pruebas, y luego se hacía evidente que se trataba de un error. El caso más reciente en este sentido es el que ocurrió en noviembre de 2018 cuando se anunció la muerte del líder de la Katiba Macina (grupo integrante de la alianza Jama’at Nusrat al-Islam wa-l Muslimin, JNIM), Amadou Kouffa, hecho que acabaría siendo desmentido por el propio Kouffa mediante su aparición en un vídeo en febrero de 2019.

Al día siguiente del anuncio del ministerio francés, el mando estadounidense de operaciones en África, el US AFRICOM, a través de su coronel Chris Karns, comunicaba que “somos capaces de confirmar que Droukdel está muerto. La evaluación estadounidense ha concluido y es independiente del informe francés”, lo que daba más credibilidad a la noticia, dando desde ese momento por exacta la información.

El 8 de junio, el US AFRICOM emitió un comunicado de prensa en el que aportaba más detalles sobre la operación conjunta con Francia, se felicitaba por el éxito de la misma, y explicaba que su papel había consistido en proveer a los franceses de capacidades de inteligencia operativa, así como de ISR (Intelligence, Surveillance and Reconnaisance).

Figura 2. Comunicado de prensa emitido por el US AFRICOM.

Figura 2. Comunicado de prensa emitido por el US AFRICOM.

A lo largo de los siguientes días, el Estado Mayor de la Defensa francés, en un movimiento poco habitual, y seguramente para acabar con los rumores en cuanto a la veracidad de la eliminación de Droukdel, comenzaba a liberar ciertos datos relativos a la operación, así como documentación gráfica sobre ella.

De esta forma, se ha sabido que los movimientos de Droukdel habían venido siendo seguidos y monitorizados a lo largo de aproximadamente un día, después de que su presencia había sido reportada durante un par de días en la zona en la que ocurrió la operación, Talhandak (Malí) población que está situada a unos quince kilómetros de la frontera argelina en la zona de Tamanrasset (Argelia), y a unos ochenta kilómetros de Tessalit (Malí).

Droukdel se desplazaba por la zona a bordo de un todoterreno junto a otros cuatro individuos, y la operación se llevó a cabo durante el día, debido a que durante esos días el clima había sido adverso como para efectuar la operación de manera nocturna (más seguro para los operadores franceses). En la misma, fueron empleado un drone MQ-9 Reaper, al menos un helicóptero Gazelle, un helicóptero Tigre, y dos helicópteros más de apoyo. Las fuerzas especiales francesas entablaron un combate a corta distancia, que fue breve e intenso, dando como resultado la eliminación de cuatro de los cinco hombres, entre ellos Droukdel, y la captura del quinto, que fue interrogado y entregado posteriormente a las autoridades malienses.

Además, los comandos franceses llevaron a cabo en el lugar tareas TSE (Tactical Site Exploitation), recuperando varios teléfonos, tarjetas SIM, y un ordenador, que sin ninguna duda serán de utilidad para la obtención de inteligencia.

No se ha facilitado ninguna imagen del cadáver de Droukdel por parte de Francia, ya que, en palabras del EMAD francés, “no es necesario aportar eso para saber que está muerto”. Los eliminados fueron enterrados en el lugar de la operación militar por las fuerzas francesas.

Figura 3. Explicación de algunas de las imágenes de la operación liberadas por el EMAD francés.

Figura 3. Explicación de algunas de las imágenes de la operación liberadas por el EMAD francés.

Ahora que ya sabemos cómo transcurrió la operación militar de la fuerza Barkhane en la que fue eliminado, queda saber quién fue Abdelmalek Droukdel mientras estuvo vivo.

Nació el 20 de abril de 1970 en el seno de una familia musulmana practicante de clase media en la pequeña población de Zayane, a las afueras de la ciudad de Meftah, un núcleo urbano perteneciente a la región de Blida situado a unos pocos kilómetros de la capital, Argel. Fue alumno de la escuela Madjine Ibrahim, y fue miembro de la mezquita local, destacada por reclutar niños para actividades violentas e intimidar la residencia local en la más estricta adhesión del islamismo.[2] En aquellos años, en Argelia se vivía un periodo de “arabización” de la sociedad, marcado por revueltas sociales y altas dosis de violencia. Como en otras ocasiones y escenarios, la ideología del extremismo islámico encontró en esta situación un entorno favorable para su mensaje, y comenzó a arraigar en ciertos elementos de la sociedad, siendo potenciado por un creciente movimiento salafista.

Droukdel, comenzó a interesarse por este mensaje durante su etapa en la escuela superior. De inteligencia destacada, obtuvo una licenciatura en matemáticas en la universidad de Blida antes de integrarse en movimientos yihadistas. A este respecto, aunque no están claras las fechas exactas, se sabe que en algún momento entre 1993 y 1996 se integró como miembro en las filas del GIA, Grupo Islámico Armado, que había sido fundado por Mansour Meliani en 1992, y que fue un grupo que destacó tristemente por un uso inusitado de la violencia más extrema, especialmente contra la población civil, en una errónea estrategia de pretender así enfrentar a esta con el gobierno argelino de la época, tratando de forzar a través del terror la defensa de los intereses del GIA por unos atemorizados ciudadanos, estrategia que se volvió en su contra logrando justo el efecto contrario, ya que la población reaccionó colaborando con las fuerzas de seguridad para acabar acorralando al GIA. Dadas estas circunstancias, en 1997 se produce una escisión desde el GIA, fundada por Hassan Hattab bajo el nombre de Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, GSPC, que nace con la idea de alejarse de ataques contra la población civil, centrándose en hacerlo contra elementos y entidades del gobierno.

Droukdel recala en el GSPC en algún momento de 1998, donde se une como comandante regional. Es entonces cuando adopta su kunya (nombre de guerra) Abu Musab Abdel Wadoud. En este grupo va poco a poco ascendiendo posiciones, estando al cargo de los programas y talleres militares de los combatientes de la brigada al-Hawlal en la denominada segunda zona, y fue su buena gestión de este puesto lo que le llevó a ser nombrado comandante de la brigada al-Quds en 2001, siendo ascendido a máximo representante del GSPC para la segunda zona en 2003, puesto en el que permanecería hasta ser nombrado líder del grupo en el verano de 2004, tras la muerte de su predecesor, Nabil Sahraoui, también conocido como Sheikh Abu Ibrahim Mustafa (que había sustituido al fundador del grupo, Hattab, en 2003). Aunque algunas fuentes indican que Droukdel combatió en la jihad en Afganistán, este hecho no es cierto, y toda su experiencia fue adquirida a nivel local[3], especializándose en la fabricación de explosivos, dispositivos electrónicos, y nuevas tecnologías e informática. Pese a que el GSPC nació alejándose de la violencia indiscriminada contra la población civil, bajo el mando de Droukdel el grupo volvería a estas prácticas, u otras novedosas en la zona, ya que fue también el responsable de la introducción de los ataques suicida, hecho que ocurriría en el año 2007.

El mentor de Abdelmalek Droukdel fue nada más y nada menos que el jordano Abu Musab al-Zarqawi, máximo responsable de al-Qaeda en Irak (AQI), con el que mantuvo una buena relación, relación que comenzó de una curiosa manera: En marzo de 2003, 32 turistas europeos fueron secuestrados por uno de los principales comandantes del GSPC, Amari Saifi, también conocido como Abderrazak Le Para, logrando que le fuesen entregados unos 10 millones de dólares en concepto de rescate por la liberación de los rehenes. Este hecho llamó la atención del que entonces era comandante adjunto del Comando Europeo del Pentágono, el general Charles F. Wald, que tenía responsabilidad sobre África. Decidido a perseguirle y capturarle, estuvieron vigilando los movimientos de Saifi hasta que, a principios de 2004, fue localizado cruzando al Chad, así que los estadounidenses informaron a las autoridades chadianas, que acabaron capturando a Saifi en marzo de 2004.

En otoño de 2004, desde su cuartel general en las montañas Kabylie, al norte de Argelia, alguien propuso que se tratase de liberar a Le Para, y la idea que se les ocurrió fue que el gobierno chadiano fuese presionado, y para ello, la idea fue contar con la intervención de Francia.

¿Cómo podía lograrse que Francia presionara a Chad en este sentido? Pues, en el plan elaborado por los líderes del GSPC, la mejor manera era presionando a su vez a Francia mediante el secuestro de franceses, y para ello, Droukdel envió un mensaje a al-Zarqawi, solicitando su ayuda en este sentido, y pidiéndole que secuestrara franceses en Iraq para ellos. “Al-Zarqawi dijo: ‘No hay problema, lo apoyaremos’ recordó el ex miembro del grupo que dijo que vio el mensaje. Habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado por el grupo para discutir el episodio.”[4]

Figura 4. Amari Saifi, más conocido como Le Para.

Figura 4. Amari Saifi, más conocido como Le Para.

Antes de que el plan pudiese ser puesto en marcha, Saifi fue entregado a las autoridades argelinas, y seria posteriormente condenado a muerte. Pese a ello, la relación entre Droukdel y Zarqawi se mantuvo, y daría lugar a la invitación por parte de este último a formar una delegación de al-Qaeda, lo que acabaría dando lugar a lo que se conocería inicialmente como al-Qaeda en la tierra bereber, un subgrupo creado por el GSPC en 2005, tras la declaración de Francia como el principal enemigo por parte de Droukdel, subgrupo que evolucionaría hasta convertirse en al-Qaeda en el Magreb Islámico, AQMI. El dirigente jordano marcaría profundamente a Droukdel, y así, cuando el primero fue eliminado en un bombardeo estadounidense en junio de 2006, Droukdel hizo las siguientes declaraciones al respecto en un comunicado online: “Oh infieles y apóstatas, su alegría será breve y llorarán por mucho tiempo … todos somos al-Zarqawi”. La ratificación de la inclusión de AQMI como franquicia de al-Qaeda central sería realizada por el mismo Ayman al-Zawahiri a través de un video emitido en 2006 coincidiendo con el quinto aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, en el cual se expresó en los siguientes términos: “Nuestros hermanos serán un hueso en la garganta de los cruzados americanos y franceses y de sus aliados”.

Los motivos de aliarse con al-Qaeda convirtiéndose en la franquicia del grupo en el norte de África serían explicados por el mismo Droukdel en la entrevista que concedió en julio de 2008 al periódico The New York Times[5], en la que, entre otras cosas, indicó lo siguiente al ser preguntado qué porque se habían aliado con al-Qaeda:

Alabado sea Allah, que la paz y las bendiciones sean con el Profeta de Allah, su familia, sus compañeros y sus aliados. En cuanto a la respuesta a su pregunta, ¿por qué nos unimos a Al Qaeda? Decimos, ¿por qué no deberíamos unirnos a Al Qaeda? Allah nos ordenó estar unidos, aliados, cooperar y luchar contra los idólatras en términos inequívocos. De la misma manera que luchan contra nosotros a través de alianzas militares y grandes grupos económicos y políticos. ¿Por qué no deberíamos unirnos a nuestros hermanos mientras casi todas estas naciones se unieron contra los musulmanes y los separaron, dividieron su tierra y arrebataron la mezquita al-Aqsa de sus manos, consumieron su bondad y destruyeron su moral? Además, observe los crímenes que ocurren en Gaza, Irak y Afganistán, Somalia y otros lugares. Estos crímenes son cometidos por el aliado judío-cruzado. Pero cuando los musulmanes se unen para defenderse, los culpan por haberse reunido y los acusan de agrupación en masa, y se hacen comentarios y críticas a su unidad. Sí, vemos que es nuestro deber unirnos a al-Qaeda para que podamos luchar bajo una misma bandera y un mismo liderazgo para prepararnos para la confrontación. Un aliado se enfrenta a otro aliado, y la unidad se enfrenta a la unidad. La unión era una necesidad legítima por según el libro de nuestro Dios y la Sunnah de nuestro Profeta, la paz y la bendición sean con él. Era una necesidad consciente impuesta por la realidad actual y el sistema internacional que está lleno de injusticias contra los musulmanes. Muchos analistas y observadores se equivocan cuando piensan que nuestra unión fue el resultado de motivos seculares e intereses propios. Somos una comunidad ancestral yihadista. Confiamos en la legitimidad (de la religión) antes que nada como base de nuestras decisiones”.

Las primeras operaciones del grupo bajo su nueva denominación y como parte de al-Qaeda se produjeron en el año 2007, siendo una de las más importantes y significativas la conocida como la “Batalla de Badr[6], donde, a través del recién formado “Batallón de la Muerte”, especializado en ataques suicidas, AQMI lleva a cabo una serie de ataques simultáneos mediante la utilización de varios SBVIED[7], que, dirigidos contra diversos objetivos, acabarían causando al menos 162 heridos y 23 muertos[8], convirtiéndose además en el primer ataque de carácter suicida ocurrido en Argelia.

Desde entonces, Droukdel se muestra como un líder carismático, con grandes dotes de comunicación, y al que no le tiembla el pulso para deshacerse o expulsar del grupo a aquellos elementos que se muestran contrarios a su ideología, estrategias u objetivos. El ejemplo más claro de esto sería la expulsión de un yihadista histórico como Mokhtar Belmokhtar[9] del grupo en el año 2012. El gran éxito que alcanzó gestionando el grupo desde sus inicios, logrando amplios beneficios económicos gracias tanto a operaciones de secuestro, como a ingresos de tráficos ilícitos, siempre presentes en la zona, hacen que su nombre incluso sonase en su día como uno de los posibles sucesores futuros de al-Zawahiri al frente de al-Qaeda central.

Los objetivos perseguidos por Abdelmalek Droukdel al frente de AQMI son también explicados en la entrevista que concedió al The New York Times, y que, de modo resumido, expresó de la siguiente manera:

“Allah dice: ‘Y luchen contra ellos hasta que no haya más persecución, y la religión se convierta en la de Dios en su totalidad’. (Capítulo 8, versículo 39) …Nuestros objetivos generales son los mismos objetivos de Al Qaeda central, y ustedes los conocen. En cuanto a nuestros objetivos con respecto al Magreb Islámico, son muchos. Pero lo más importante es rescatar a nuestros países de los tentáculos de estos regímenes criminales que traicionaron a su religión y a su gente. Porque todas son secreciones del colonialismo que invadió nuestro país en los últimos dos siglos y permitió que esos regímenes gobernaran… Implementan sus programas y protegen sus intereses y luchan contra el Islam en su nombre. Nunca será posible que esta región se estabilice a menos que su gente comience a disfrutar de la libertad, la dignidad y la seguridad bajo el Islam. Las condiciones de estabilidad no estarán disponibles en presencia de estos modelos corruptos y perjudiciales que demostraron durante décadas que no pueden lograr el menor acercamiento entre su gente en ninguna de las áreas. Somos una nación con una religión y un idioma. Nuestra historia es la misma, pero nuestra tierra está dividida, dividida en estados por el colonialismo… Además, buscamos liberar al Magreb Islámico de los hijos de Francia y España… y protegerlo de la avaricia extranjera y la hegemonía del cruzado.”

A lo largo del tiempo desde la creación de AQMI, estos objetivos han sido buscados a través del apoyo facilitado por Droukdel a la creación y potenciación de grupos de carácter yihadista y alineados con sus intereses en otras zonas de influencia de AQMI, principalmente en el Sahel. Esto puede entenderse motivado por varias razones, siendo algunas de las más importantes, por un lado, la necesidad de controlar las rutas de tráficos ilegales y contrabandistas, fuente importante de ingresos del grupo, y por otro, la presión de las potencias occidentales y de Argelia en materia contraterrorista, que acabó aislando al grupo en su bastión montañoso, pues fue incapaz de contar nunca con el apoyo de la población, hecho motivado seguramente por el violento pasado del GIA en el país.

Así, poco a poco el grupo fue cayendo en el ostracismo, siendo eclipsado por otros grupos de la zona, como pudieron ser MUJAO, Ansar Dine, o el más reciente JNIM. Este hecho fue reconocido por el mismo Droukdel en una entrevista que otorgó a la revista Inspire, emitida por la filial de al-Qaeda en la Península Arábiga, AQAP, y que fue publicada en su número 17. En ella, Droukdel se lamentaba de que “…El frente argelino adolece de una rareza, y en ocasiones de una ausencia casi completa, de quienes están dispuestos a apoyar y ayudar, ya sea interna o externamente, lo que ha tenido su impacto (en Argelia) …”[10]

Perseguido, dividido, y aislado[11] por el ejército argelino con el apoyo principalmente de Francia, AQMI buscó una salida en el Sahel, área mucho más extensa, menos vigilada, y en la que otros grupos yihadistas, tanto aliados como rivales de AQMI, están logrando éxitos notables en cuanto a presencia y crecimiento.

La muerte de Droukdel, puede acabar significando dos cosas para AQMI, o bien una renovación de sus capacidades y papel en la zona, o bien que se siga apagando en favor de otros grupos potenciados desde su seno. El papel de Droukdel en la organización ha de entenderse como clave, ya que estuvo al frente de la misma durante casi catorce años, a los que podrían sumarse los que paso al frente del GSPC. Así, su desaparición puede marcar el final de AQMI, como mantuvieron algunos analistas que plantearon en 2012 distintos escenarios que podrían llevar a la desaparición del grupo, entre los que indicaron que “La desaparición de Droukdel tendría un efecto definitivo en la organización en su conjunto, dada su mandato como líder[12], lo que podría provocar que el grupo se escindiera en nuevas facciones independientes, o se aliase o fuese absorbido por otros.

En el caso de que se produzca una sucesión desde dentro del seno de AQMI, y teniendo en cuenta la estructura jerárquica del grupo, que consiste en una dirección dependiente de un grupo de jeques formado por catorce miembros bajo el mando de un emir (Droukdel), y que además, cuenta con un consejo consultivo, la Shura, que está a su vez formado por qadis (jueces islámicos), jeques, así como miembros de distintos comités, la figura mejor posicionada y la elección más lógica sería la de Abu Ubayda Yusuf al-Anabi, presidente del consejo de notables y miembro de la Shura[13], que además es conocido por haber sido la cara visible del grupo en las últimas comunicaciones audiovisuales emitidas por el brazo mediático de AQMI, al-Andalus Media Foundation.

Figura 5. Abu Ubaydah Yusuf al-Anabi, posible sucesor de Droukdel al frente de AQMI.

Figura 5. Abu Ubaydah Yusuf al-Anabi, posible sucesor de Droukdel al frente de AQMI.

Es necesario también señalar que la elección del sucesor es de elevada importancia dado el momento en el que Droukdel ha sido eliminado, habida cuenta de las recientes disputas en África entre distintos grupos yihadistas, muchas veces motivadas por razones meramente tribales y étnicas, pero otras por motivos estratégicos y de lucha de poder, y que pueden ser aprovechadas por al-Qaeda o Daesh para reforzar o potenciar su presencia en la zona, por lo que, y sin ninguna duda, la decisión que sea tomada en AQMI respecto a su nuevo líder y su futuro como organización, tendrá un importante impacto en las dinámicas yihadistas tanto de la zona, como de la escena yihadista global, dado que AQMI es una de las más longevas e importantes franquicias de al-Qaeda, y el aglutinante del resto de grupos en un continente donde Daesh ha intentado crecer, sin mucho éxito hasta ahora, más allá de algún caso concreto como pueda ser Boko Haram.

Desde un punto de vista de las políticas antiterroristas, la muerte de un líder tan importante como Droukdel debería de aprovecharse para potenciar los esfuerzos militares, sociales, propagandísticos, y de desarrollo en la zona, reforzando los programas y operaciones contra los grupos presentes en esta área del mundo.


[1] “Nombre de guerra” adoptado por la mayoría de los yihadistas cuando se integran en un grupo o le juran pleitesía.

[2] La periodista Abi Sofiane público una entrevista a una antigua vecina y compañera de clase de Droukdel en el diario Le Jours d´Algerie en 2012, en la que se aportó información detallada de la infancia del yihadista. Enlace a la noticia que fue publicada también por Algerie360: https://www.algerie360.com/agee-de-41-ans-elle-a-decide-de-devoiler-lenfance-de-lemir-daqmi-temoignages-dune-camarade-de-classe-de-droukdel/

[3] Atwan, Abdel Bari. “The Secret History of Al Qaeda”, University of California Press, 2008, pp. 235-240.

[4] Mekhennet, Souad, Moss, Michael, Schmitt, Eric, Sciolino, Eliane y Williams, Margot. “Ragtag Insurgency Gains a Lifeline From Al Qaeda”, 1 de julio de 2008, The New York Times, https://www.nytimes.com/2008/07/01/world/africa/01algeria.html

[5]An Interview With Abdelmalek Droukdal”, The New York Times, 1 de julio de 2008, http://www.nytimes.com/2008/07/01/world/africa/01transcript-droukdal.html

[6] La “Batalla de Badr” fue la primera expedición llevada a cabo por el profeta Mahoma en el siglo VII, y es utilizada a menudo por grupos salafí-yihadistas por su simbolismo, ya que en la misma un pequeño grupo de musulmanes liderados por Mahoma venció a un mucho más grande y organizado ejército.

[7] SBVIED, siglas en inglés de Suicide Borne Vehicle Improvised Explosive Device, vehículo cargado con elementos explosivos artesanales que es conducido por un suicida para hacerse detonar al chocar contra un objetivo.

[8] Un informe detallado de estos ataques fue elaborado por el International Centre for Political Violence and Terrorism Research, PVTR, al que se puede acceder desde Wayback Machine en el siguiente enlace:  https://web.archive.org/web/20081120004934

/http://www.pvtr.org/pdf/GlobalAnalysis/Analysis%20of%20Suicide%20Car%20Attacks%20in%20Algeria.pdf

[9] Puede leerse más sobre Mokhtar Belmokhtar en https://intranet.bibliotecasgc.bage.es/intranet-tmpl/prog/local_repository/documents/18935.pdf

[10] Revista Inspire n. 17 “Inspire interview: Sheikh Abu Mus ́ab Abdul Wadood”, agosto 2017, pp. 36.

[11] https://www.middleeasteye.net/news/analysis-slow-death-al-qaeda-algeria

[12] Nessel, Richard A., Major of United States Army, “Why failing terrorist groups persist: the case of al-Qaeda in the Islamic Magreb”, Thesis, Naval Postgraduate School, Monterey, California, junio 2012, pp. 58

[13] https://www.un.org/securitycouncil/sanctions/1267/aq_sanctions_list/summaries/individual/abu-ubaydah-yusuf-al-anabi