Terrorismo y violencia de extrema derecha en 2011

2011a1.Metodología 

Este observatorio pretende reflejar el nivel de intensidad de la actividad violenta asociada a la extrema derecha en países occidentales, entendida según los parámetros que aparecen a continuación:

  • “Actividad violenta”se refiere a toda violencia física contra personas, incluyendo
    • atentados terroristas o tentativas frustradas de atentado,
    • agresiones físicas con lesiones o tentativas frustradas de agresión,
    • amenazas de muerte,
    • violencia e instigación a terceros a cometer actos violentos.

Esta definición no incluye:

  • delitos de daños contra infraestructuras (grafitis, aparición de banderas o pegatinas asociadas a movimientos de extrema derecha);
  • incidentes de violencia no física contra personas (insultos, abuso verbal);
  • incidentes relacionados con la extrema derecha en los que no exista riesgo concreto e inmediato de violencia (membresía de grupos terroristas, publicaciones en internet).
  • “Asociada a la extrema derecha” se refiere a aquella actividad que está ligada claramente a una ideología de extrema derecha, identificada a través de:
    • membresía de organizaciones extremistas o terroristas, o
    • reivindicación del ataque como inspirado por dicha ideología, o
    • vínculos directos o indirectos con organizaciones o individuos que representen dicha ideología;
    • admiración de regímenes fascistas, incluidas menciones a Hitler o el Holocausto.

Esta definición no incluye:

  • delitos de odio que no incluyan una referencia clara a una ideología de extrema derecha, pese a que estén motivados por prejuicio.

Este observatorio recoge tanto actos de violencia que ocurran a lo largo del año como detenciones por tentativas de atentados o incitación a la violencia.

 

2.Ánálisis

Durante el año de 2011 se produjo el primer gran ataque terrorista de extrema derecha en Occidente con los atentados de Noruega donde murieron 77 personas.  Estos ataques fueron perpetrados en Oslo y en Utoya, el primero en una oficina de gobierno y el segundo en un campamento de jóvenes.

Los ataques de Noruega de 22 de julio del 2011, perpetrados por Anders Behring Breivik, tenían como objetivo tanto el gobierno como la población civil. El primer atentado se produjo con la explosión de un coche bomba en Oslo en las oficinas del ejecutivo noruego, en el Regjeringskvartalet, sobre las 15:25. La explosión mató a ocho personas e hirió al menos a 209 personas, doce de ellas graves.

Por su parte, el segundo ataque ocurrió horas más tarde en un campamento de verano de la Liga de la Juventud De los Trabajadores en la isla de Utoya en Tyrifjorden, Viken. El perpetrador usando un uniforme de policía tomo un ferry hasta llegar al lugar de la masacre y abrió fuego hacia los jóvenes que participaban en el campamento. Ese día se presentaba un alto mando del partido, quien era el principal objetivo. En el ataque murieron 69 personas y resultaron heridas alrededor de 110 personas, 55 de gravedad. El atentado de Utoya sigue siendo la acción terrorista con tiroteo más mortífera perpetrada por un actor solitario en la historia.

Breivik, de 32 años por aquel entonces, fue detenido por la policía noruega en la isla de Ulay y fue acusado por ambos ataques. En su juicio, celebrado entre el 16 de abril y el 22 de junio del 2012, admitió ambos ataques, pero negó su culpabilidad.  El 24 de agosto fue declarado culpable y condenado a 21 años (la pena máxima en Noruega), siendo esta pena extensible indefinidamente.

Breivik dejó un manifiesto, el cual sería usado como inspiración en futuros ataques. En este manifiesto de 1.500 páginas llamado “2083: Declaración Europea de Independencia” el perpetrador deja clara su ideología y están plasmados sus valores y visiones, siendo la islamofobia y anti-comunismo los rasgos más característicos. El manifiesto contiene ideología militante de extrema derecha y su cosmovisión xenófoba, defiende una serie de conceptos políticos, incluido el apoyo a diversos grados de conservadurismo cultural, populismo de derecha, ultranacionalismo e islamofobia, entre otros. Asimismo, deja claro que el considera al islam y al «marxismo cultural» como el enemigo, y aboga por la aniquilación de «Eurabia» y el multiculturalismo, para preservar una Europa cristiana. También, instó a los europeos a restaurar las cruzadas históricas contra el islam como en la Edad Media; y exige la deportación gradual de todos los musulmanes de Europa desde 2011 hasta 2083 a través de la repatriación, de ahí el nombre del manifiesto.

Dejando a un lado los atentados de Noruega, en Florencia, Italia, hubo un tiroteo por parte de Gianlucca Casseri donde murieron dos personas y tres resultaron heridas. El atacante se suicidó después de los ataques, mientras que las víctimas fueron vendedores senegaleses. El primer ataque ocurrió en la Piazza Dalazia, y el segundo tiroteo fue en la central San Lorenzo donde hirió a tres personas más. El atacante era simpatizante del grupo Casapound, que es una organización anti-inmigración de extrema derecha.

En total en 2011 en Europa occidental hubo 81 muertos y mas de 300 heridos a causa de la violencia de extrema derecha.

2011 b

Del año 2011 también es importante destacar el descubrimiento por parte de la policía alemana del grupo terrorista/extremista llamado subterráneo nacionalsocialista («Nationalsozialistischer Untergrund), el cual está relacionado con asesinatos de motivación política entre el 2001 y 2007. Ese mismo año fueron arrestadas cinco personas (Europol, 2012).

Se sospecha que este grupo es responsable de los asesinatos de nueve personas de origen turco, griego, así como de la muerte e intento de asesinato de policías alemanes.  Asimismo, el reporte de Europol menciona que “los antecedentes políticos motivados y xenófobos fueron revelados a partir de piezas de evidencia incautadas después de que dos de los miembros de la NSU se suicidaran a principios de noviembre de 2011, después de haber sido perseguidos por la policía tras un robo a un banco” (Europol, 2012:28).

Aparte de estos dos acontecimientos, durante el 2011, varios Estados europeos miembros informaron de actividades de grupos extremistas violentos de derecha. En septiembre, por ejemplo, Bulgaria experimentó graves disturbios anti-roma.

En Estados Unidos aquel año no se tuvieron registros de ataques terroristas, sin embargo, como es mencionado antes en este país existe un déficit legal donde actos cometidos son clasificados como crímenes de odio o violencia extremista, más no como terrorismo, lo cual impide la propia clasificación de actos violentos.

Finalmente, el reporte de Europol expone que varios extremistas violentos de derecha arrestados estaban actuando solos, sin embargo, estas comparten una identificación ideológica con una organización extremista violenta, pero no necesariamente se comunican con la organización con la que se identifican (Europol, 2012:29)

En conclusión, desde el 2011, se puede ver de forma manifiesta la amenaza del terrorismo de extrema derecha, y se tiene el primer gran ataque de la década. El ataque en Noruega marca un punto de inflexión en el terrorismo de extrema derecha pues sirvió como ejemplo para futuros atentados al dejar un modus operandi. A ello habría que sumarle otros elementos característicos del terrorismo de extrema derecha de esta década: manifiestos, armas y los llamados “lobos solitarios”. Asimismo, este atentado sirvió de parteaguas para la investigación de la extrema derecha, dado que después de estos acontecimientos el problema sobre el terrorismo de la extrema derecha tomó un carácter más serio en agencias gubernamentales y en la academia.

 

3.Base de datos

 

Fecha Lugar Incidente Objetivo victimas fuente
#1 22 julio Utoya (Noruega) Tiroteo Civiles 69 muertos, +100 heridos New York Times
#2 22 julio Oslo (Noruega) Bomba Gobierno 8 muertos, +200 heridos New York Times
#3 13 diciembre Florencia (Italia) Tiroteo Civiles 2 muertos, 3 heridos The Guardian

 

4.Bibliografía

Europol. (2012). TE-SAT 2012 EU TERRORISM SITUATION AND TREND REPORT. European Police Office.